Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Empezar por el final

La posibilidad de que la reforma de la fachada marítima de San Lorenzo comience por El Rinconín en pocos meses, tal y como informó hace dos días LA NUEVA ESPAÑA, demuestra que el gobierno local no tiene pensado revisar su anteproyecto a pesar de haberlo congelado sin fecha en el tramo que va desde el Campo Valdés al Piles, el fundamental, para cambiar el planeamiento y evitar más tropiezos judiciales. El movimiento, de ejecutarse finalmente, tendría sus riesgos porque supondría meter las máquinas en una zona pendiente de una profunda transformación urbanística. E impondría unos criterios estéticos y funcionales para el resto del paseo de cara al futuro, esté quien esté al mando. Por contra, permitiría que los ciudadanos se hicieran ya una pequeña idea de los propósitos consistoriales, quizás antes de votar.

Compartir el artículo

stats