Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Arribas

Juan Arribas

Asesor técnico de Ciudadanos

La zona oeste necesita una instalación deportiva

La inversión en un polideportivo en La Calzada podría ser fácilmente amortizada

La zona oeste de Gijón, lo que de manera general se llama La Calzada, pero que también incluiría Moreda, El Natahoyo o Jove y Portuarios, tiene una población aproximada de 30.000 habitantes. Por su situación geográfica, limitando por un lado con el mar, por otro las vías del tren, al final la salida de Gijón y a la entrada a ese cuello de botella de Moreda-Natahoyo, es un barrio con una personalidad propia, casi independiente, creada a base de esa sensación de isla.

Barrio obrero, con los astilleros, los talleres y las fábricas imprimiendo carácter.

Parece increíble que a día de hoy no cuente con una instalación deportiva de nivel, que albergue los clubes de la zona y facilite una salida deportiva de calidad a la infancia.

Si bien, la reconversión naval e industrial envejeció el barrio, eso se ha compensado con las familias llegadas con la inmigración. No se me ocurre un caldo de cultivo mejor para invertir en un buen Polideportivo, que dinamice la vida social, amalgame todos los estratos sociales, dé salida a la juventud, ayude a crear una cultura de vida saludable y optimismo que haga evolucionar a la sociedad.

Estamos viendo en toda Europa como el deporte es un arma de cohesión social de primer nivel, basta con ver los equipos olímpicos de Francia, Gran Bretaña o Alemania, para darnos cuenta del mestizaje e integración a través del deporte que se está consiguiendo.

Además, duele porque la gente de La Calzada es dinámica, atrevida y echada para delante, se nos debería caer la cara de vergüenza cuando vemos docenas de niñas entrenar a voleibol apelotonadas en un gimnasio, al balonmano La Calzada desarrollar su actividad en La Arena, equipos de decenas de disciplinas deambulando por Gijón para poder entrenar, con lo que eso perjudica a los horarios de los estudiantes, o el Telecable de Hockey teniendo que desplazarse a La Guía para sus grandes eventos.

Pocos barrios de 30.000 habitantes de España pueden presumir de tener un equipo de balonmano con una Copa de la Reina, compitiendo en Europa o un equipo de hockey en la élite mundial, entre otros muchos.

¿Como podría mejorar la vida de La Calzada, hasta en el comercio, la hostelería y el ánimo general de la gente si toda esa vida deportiva pudiese desarrollarse en sus propias calles, afectando muy positivamente a la salud y a las familias? Sin duda elevaría y mucho la calidad de vida y el optimismo general, un factor nunca suficientemente valorado.

A estas alturas, está muy claro que la inversión en un polideportivo en la Calzada podía ser fácilmente amortizada; en gastos de salud física y mental, en cohesión social, y en actividad económica y hostelera.

Cualquier proyecto de ciudad de Gijón que se precie, debería tener en su top cinco, la definitiva creación del polideportivo de la zona oeste, sin chapuzas, apaños, ni ampliaciones de otros equipamientos. Una instalación propia y suficiente para la zona oeste y para Gijón en consecuencia.

Compartir el artículo

stats