Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Miguel Piñera

Otra historia local

Luis Miguel Piñera

Historiador

Evita y Gary Cooper

El 27 de julio de 1952, hace poco más de setenta años, murió en Buenos Aires Eva Duarte Ibarguren, Era la muy carismática esposa del presidente de Argentina Juan Domingo Perón, por ello conocida como Eva Duarte de Perón y como Evita. Fue una conmoción en todo el mundo y en Argentina se propusieron cosas como canonizarla o poner su nombre a las islas Malvinas. En España también causó mucho impacto su muerte. Unos años antes había visitado durante 18 días varias localidades de España –en junio de 1947, no estuvo Asturias– y había despertado mucha simpatía en el país. El jefe del Estado Francisco Franco, acompañado por Carmen Polo, presidió un funeral en su recuerdo. Eso fue en San Sebastián donde los Franco veraneaban.

En Gijón se celebró un solemne funeral por Eva Perón. Pero fue un mes después del fallecimiento, el 26 de agosto. En el centro de una abarrotada iglesia de San Lorenzo se instaló un túmulo cubierto de claveles blancos y de la bandera argentina. Lo organizó el consulado de la República Argentina en Gijón –el cónsul era Victoriano Tolosa– y la prensa local habla de la asistencia de muchas autoridades, civiles, religiosas y militares, y que al finalizar el acto el cónsul recibió muchos pésames. Curiosamente no acudió al funeral, oficiado por el coadjutor de la parroquia José García Rodríguez, el alcalde de Gijón José García Bernardo.

No se publicó esquela de Evita en la prensa gijonesa, pero eso nos lleva a recordar que cuando murió el actor Gary Cooper, en mayo de 1961, sí que se publicó una esquela. Fue pagada por la empresa Fraga y por el cine Campos Elíseos, y hubo un funeral el 23 de mayo de 1961. La esquela ponía "Frank J. Cooper (Gary Cooper)". En este caso el funeral fue en la iglesia de los padres capuchinos muy cerca del cine. La empresa aprovechó para reestrenar en Los Campos "La gran prueba" de William Wyler, que había ganado el Festival de Cannes de 1957, "como homenaje póstumo al ejemplar actor, y como recuerdo y admiración".

Compartir el artículo

stats