Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María Figaredo

José María Figaredo

Diputado de Vox en el Congreso por Asturias

Un español que disintió en tiempos de consenso

Conocí a Juan en el verano de 2007, en Gijón, cuando todavía era un brillante estudiante de derecho y ya un joven muy divertido. Pasados los años se convirtió en un gran abogado, académicamente sobresaliente y brillante en sus publicaciones y trabajos del doctorado. Juan se había hecho un nombre en el mundo de la abogacía y tenía un futuro profesional muy prometedor con gran proyección, tanto dentro como fuera de España.

En el plano personal, Juan era un hombre familiar. Estaba muy unido a su madre y procuraba pasar con ella los pocos momentos libres de los que disponía.

Era un español comprometido y sentía la necesidad de ayudar a mejorar su entorno. Por ello accedió a vincularse con Vox y presentarse como primer candidato a las elecciones al Senado de 2019. Tenía muy pocas opciones de salir elegido y él lo sabía. Además, Juan tenía la certeza de que su nombre se ligaría a un partido denostado y atacado públicamente. Optaba por una opción políticamente incorrecta, asociaba su nombre a Vox y asumía el riesgo y perjuicio profesional que, para él –a ojos de algunos– podía suponer esto. Juan asumió todos estos riesgos con valentía, por amor a España.

En tiempos de frivolidad, Juan decidió implicarse. En tiempos de egoísmo, Juan decidió apostar por el futuro de España, exponiéndose a ser juzgado y criticado por sus ideas. Discrepó en una época en que la masa castiga a quien disiente.

En fin, agradezco a Juan el ejemplo que nos prestó a todos y el riesgo que asumió por la defensa de España. También agradezco a su familia, que educó a un español valiente y esforzado. En especial, agradezco a su madre, que logró educar a este español ejemplar y es quien mayores laureles merece, y quien hoy cargará con la pena y el dolor. Le mando todo mi cariño y respeto. Creo que todos deberíamos tomar ejemplo de ambos: esforzarnos en todos los aspectos de nuestras vidas como hizo él y educar a nuestros hijos como esa madre educó a Juan. Gracias.

Juan, descansa en paz y guía desde arriba.

Compartir el artículo

stats