Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Roda

Vistas al mar

Luis Roda

Tú paga, que nosotros ahorramos por ti

Los mensajes que llegan durante el verano desde la Administración pública

Durante el verano, aprovechando que estamos con la guardia baja, nos masacran con todo tipo de mensajes. Uno ya no sabe si lo que quieren es explicar cómo ahorrar energía o si, en realidad, solo pretenden que adoptemos medidas frente a intoxicaciones alimentarias. Queda en el aire la posibilidad de que, simplemente, lo hagan por un irrefrenable deseo de tocarnos las narices...

–Y, sobre tóo, ná de poner los huevos en la puerta’l frigoríficu, que ye peligrosísimo...

–¿Y pa decínos eso ta organizá esta rueda de prensa, ho?... ¡¡si ya sabemos que eso ye de lo peor que se pué facer con ellos!!...

–¡Oiga, que nun ye broma, que cantidá de xente acabó nel hospital por ponélos en la puerta, y luego ¡venga de abríla y cerrála!...

–... Ya... y por ponélos bajo la persiana y soltála de golpe tan llenes les unidáes de cuidaos intensivos...

–... Igual ye esa la causa de que Asturies ta a puntu de baxar del millón de paisanos censaos... poles intoxicaciones, claro... ¡a quien se i ocurre cascar los huevos con una persiana, pudiendo facélo en una taza!... Ye un poco burrina la xente d’esta autonomía ¿non?...

–¡Y que lo diga!... mire, ahí vien Silverio con la sierra mecánica pa demostrá-i cómo hay xente que los casca de formes alternatives... ¡cogéilu, que esti babayu quier escapar tras habénos ofendío!...

Pero el premio Oscar al mejor guión se lo lleva este verano la administración pública que, debido a la pandemia de gas carísimo, ha tomado dos decisiones asombrosas, el teletrabajo de los funcionarios y la cita previa para actuaciones presenciales, sin haber analizado las consecuencias que pueden derivar de esa explosiva combinación. Comenzando por el teletrabajo, la presencia continuada en sus domicilios de funcionarios emparejados será una nueva fuente de conflictos que antes, al menos durante el horario laboral, se evitaban, pero ahora el teletrabajo va a ser familiarmente corrosivo. Y eso no es lo peor...

–¡La madre que los parió!... ¡¡si ye tóo un trucu pa que seamos nosotros los que paguemos la lluz, el gas, les averíes del ordenaor y non interrumpamos el trabayu a la hora’l pinchu tortilla!!...

–Pues tengo entendío que los abogaos que tienen el despachu en casa puéen descontar el 30 por cientu del gastu de comunidad, los consumos y non se qué más... Así que hay que deci-yos a los liberaos sindicales que, o consiguen que podamos desgravar el 30 por cientu del recibu la lluz, les derrames de la comunidá, el IBI y tóo lo demás, o que van al Piles de cabeza...

–¿El 30 por cientu?... ¡voy llamar a la mi Veneranda, pa deci-i que igual podémos volver a facer güevos cocíos en sin necesidad de usar la vela y una lupa pa intensificar el calor!...

Y la guinda del pastel la constituye la cita previa ¿alguien pensó cómo va a funcionar lo de la cita previa para atención personal al ciudadano si los funcionarios están teletrabajando?...

–Ah, pues yo non lo veo tan difícil: a quien pida atención personal, damos-i la dirección de un funcionariu, y que lu atienda en casa...

Y aquí comienza la última película de los Hermanos Marx...

–¿Cómo diz, ho?... ¿que quier empadronáse en la calle La Merced?... ¿trae el contratu d’arrendamientu del pisu?... ¿non?... pues tien que dir a buscálu... y, mire: de pasu, si non i importa, lleve al mi güelín a dar un paseu, que fai dos días que non lu saco... ¿cómo diz?... sí, camina solu, en sin problema... solo tien que cambiá-i el dodotis cada quince minutos, porque ye de intestinu rápidu y escagalúrciase tou...

–... O sea que usté lo que quier ye impugnar el valor catastral de la su plaza garaje... ¡¡Ay, olvidábaseme!!... mientres consigo que esti jodíu ordenaor se ponga en marcha, vaya a la cocina y "asústeme" un poquiñín les fabes... ¿qué ta faciendo, ho?... ¡¡en sin grita-yos ni amenazáles, que nun ye así!!... non, si tovía van quedar mal cocíes... ¡¡como tenga que dir yo, prepárese!!... y de lo de rectificar el valor catastral olvídese, so faltosu...

Compartir el artículo

stats