Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Yo conozco a Ana González

Sobre una líder que transmite calma y decisión hasta en los momentos más duros

Me he decidido a escribir estas líneas para responder a las descalificaciones que sobre nuestra alcaldesa se están vertiendo estos días y, sobre todo, para reivindicar lo que ha supuesto Ana González Rodríguez durante estos mas de tres años para nuestra ciudad, Gijón.

Me gustaría confesar que una persona como yo, con un perfil técnico, tiene un gran respeto por los profesores de Lengua y Literatura, puesto que la docencia en estas materias exige una vocación y unas habilidades que no todo el mundo tiene.

Para quienes iniciamos nuestra vida política en 2019 ha sido fundamental tener una líder que nos transmitiese confianza, este ha sido uno de los principales motivos por los que decidí entrar en el equipo de Ana González cuando recibí su llamada. La siguiente razón fue saber que iba a formar parte de un equipo encabezado por una persona solvente y con experiencia, un equipo que iba a estar apoyado también desde las direcciones generales y las gerencias de las distintas empresas municipales, primando sobre todo las capacidades frente a las afiliaciones políticas. Un equipo llamado a revertir la parálisis que nuestra ciudad llevaba años sufriendo, después de dos gobiernos consecutivos de Foro Asturias.

Una líder debe trabajárselo día a día en su gestión, pero se la reconoce, sobre todo, cuando en los momentos duros transmite calma y decisión. Así fue cuando en marzo del 2020 nos llamó a todo el equipo de gobierno de urgencia para transmitirnos la gravedad de la situación que estaba generando la pandemia, y establecer acciones de control en una situación que nunca habíamos visto en nuestras vidas. A partir de ese momento fuimos estableciendo medidas de forma urgente, siendo en muchas ocasiones el primer ayuntamiento en ejecutarlas, convirtiendo así a Gijón en un espejo en el que otras administraciones se fijaban.

Un trabajo de liderazgo que está teniendo su continuidad en la obtención de fondos europeos que van a convertir, de nuevo, a nuestra ciudad, en un referente sostenible y tecnológico, diversificando sus diferentes sectores económicos.

No es mi intención contribuir al "barullu", pero creo que es de necesaria justicia hacer una defensa de la capacidad de trabajo de Ana González, una persona valiente y con carácter, carácter para tomar decisiones difíciles, carácter para afrontar la adversidad, pensando siempre en cada una de las personas que viven en esta ciudad. Y carácter, también, que por su condición de feminista, ha generado una animadversión contra ella nunca vista en esta ciudad.

Ana no nació en Gijón, no, yo tampoco, pero como muchos y muchas inmigrantes que han llegado en las últimas décadas a esta ciudad, la hemos hecho nuestra y estamos contribuyendo a su crecimiento y bienestar.

Alcaldesa, estoy orgulloso de formar parte de este equipo de gobierno, una experiencia increíble que me va a acompañar donde quiera que vaya. Entré en este Ayuntamiento gracias a ti y mi suerte en este Ayuntamiento va ligada a la tuya, porque uno de los valores que me han inculcado mis padres es la lealtad, lealtad es lo que he recibido de Ana y es lo que ella siempre encontrará en mí.

Compartir el artículo

stats