Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armando Nosti

Los árboles no dejan ver el bosque

De la misma forma que los árboles no dejan ver el bosque, una palabra estúpida, oculta un discurso más estúpido aún. Dice Feijóo: "Este Gobierno no estaba concebido ni está concebido para hacer frente a una crisis, sino que está concebido para resistir en el Gobierno. Y una cosa es resistir en el Gobierno y otra cosa es gobernar. Salir a la mar cuando no hay olas y el viento está en calma es fácil, pero para gobernar en una caverna, queridos amigos, se necesita una tripulación y un capitán distinto que para navegar en la mar calma". Nos hemos quedado con el lapsus caverna–galerna y con eso, pasa desapercibido lo demás, incluso una sintaxis impropia de quien aspira a la presidencia del gobierno.

Empezando por "este gobierno no estaba ni está concebido para hacer frente a una crisis"; ocurre que en los tres años de gobierno de coalición hemos tenido una pandemia mundial con miles de muertos, la erupción de un volcán que casi acaba con una de las islas afortunadas, una guerra a las puertas de casa que amenaza con una tercera guerra mundial y un riesgo cierto de utilización de armas nucleares, un cambio climático brutal y una crisis energética multiplicada por la usura de las grandes empresas a las que la derecha defiende porque son sus patrocinadores, que no han desperdiciado la oportunidad de triplicar sus beneficios a costa del consumidor, provocando entre otras cosas un riesgo claro a la economía del país con una inflación brutal, que la derecha llama "de Pedro Sánchez" a sabiendas de que es común a todos los países del entorno.

No ha sido una, han sido muchas las galernas a las que el gobierno de coalición se ha enfrentado y se enfrenta, mientras la derecha centra todo su esfuerzo en agrandar las vías de agua.

Todas las medidas adoptadas durante este tiempo por el gobierno de coalición han sido rechazadas por la derecha mientras Europa las aplaude y toma en muchos casos como ejemplo, y eso, para quien no tiene más plan que cuanto peor, mejor, y defiende unos intereses que van en contra de los ciudadanos a quienes pide el voto, es muy duro. Feijóo, la gran esperanza blanca, está demostrando porque no quería salir de Galicia, no tiene talla política y la sombra de Díaz Ayuso y Aznar es muy grande y le agobia. Solamente una cosa le salva, los medios de comunicación amigos, capaces de crear opinión manipulando la actualidad o inventándola directamente.

La proliferación de encuestas que dan la victoria al PP no es información, es manipulación, porque las encuestas manipuladas solo pretenden crear opinión, y lo consiguen en muchos casos.

¿Qué méritos tiene Feijóo para ganar unas generales? A mí no se me ocurre ninguno, ni siquiera tiene la "gracia" de Rajoy a quien cada vez se parece más en sus discursos. "Todos los españoles somos catalanes con independencia de donde vivamos" sí claro, y vascos y murcianos, y de Ciudad Real y de…

Compartir el artículo

stats