Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FIDEL GARCIA

Excelentes oficiales del Ejército

La sociedad española en su conjunto valora poco, por desconocimiento, la formación que reciben las nuevas generaciones de oficiales de las Fuerzas Armadas, una de las más exigentes en la formación de las jóvenes generaciones. Esto que puede sonar a una exageración, se puede comprobar analizando la formación que reciben los alumnos de las academias militares de los tres ejércitos en su selección y formación como aspirantes a oficiales.

En la ley de la carrera militar de 39/2007 se introdujo una novedad muy importante que cambiaría en profundidad tanto la selección como la formación. La selección se hace mediante un concurso oposición, basado en diferentes pruebas: de lengua inglesa nivel A2 en el “Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas”, además de pruebas psicofísicasseguidas de un reconocimiento médico. Estas pruebas no puntúan, pero son eliminatorias. El proceso selectivo está basado en las calificaciones de bachillerato, en las de PAU-EBAU y una valoración de los méritos militares en ciertos casos. En cuanto a la formación, el proceso implica la superación de cinco cursos académicos en los que se incluye además de los créditos de título universitario de grado, el educativo general de la Academia, facilitado por la propia estructura docente del Ministerio de Defensa, los créditos correspondientes a la formación militar.

Las titulaciones impartidas en las distintas Academias militares son Ingeniería de Organización Industrial en la Academia General de Zaragoza, Ingeniería Mecánica en la Escuela Naval Militar. Ingeniería de la Seguridad (oficiales de la Guardia Civil). De los datos obtenidos después de un solvente estudio desde la nueva implantación de estudios universitarios, la nota ingreso en las citadas Academias Militares ha oscilado entre los 8.370 en el curso 2010-2011 y los 12.104 en el curso 2021-2022. De este sistema de selección se puede deducir algunas conclusiones muy importantes: los expedientes académicos de los futuros oficiales son realmente sobresalientes. De hecho, las Academias Militares están logrando una tasa de rendimientos de las más altas de la universidad española, especialmente en los grados los imparten en los CUD, como el de Zaragoza. Es muy revelador que el sistema de formación militar es capaz de atraer a los mejores expedientes, lo que habla claro y alto de la profesionalidad de las nuevas generaciones de oficiales al servicio de España y de los españoles. Resulta muy necesario poner en valor la formación de los oficiales, en unos momentos en los que se cuestiona el presupuesto destinado a la defensa de los españoles, por posturas antimilitaristas claramente populistas.

Compartir el artículo

stats