Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Floro, Puerto y Lara Martínez

A la candidatura in extremis de Ana Puerto a las primarias del PSOE se ha llegado en tres pasos. El primero consistió en que Luis Manuel Flórez aceptara el reto de presentarse cuatro años después de haberse negado (en 2018, antes de la irrupción de Ana González, tanto Adrián Barbón como Monchu García, entonces concejal que había perdido su primera batalla por el liderazgo en La Argandona contra Iván Fernández Ardura, se lo propusieron en persona sin éxito). El segundo fue el fracaso, el pasado domingo, de las negociaciones para que Lara Martínez, gerente de Divertia, se convirtiera en la aspirante de consenso de la Agrupación Local y la FSA (una parte de la ejecutiva gijonesa prefirió sin ningún género de dudas a Floro, mientras la otra estaba dispuesta a la entente). Y el tercero surge del indisimulado deseo de una porción de la militancia, sobremanera la vinculada al SOMA, y de la dirección autonómica de que se celebre la votación interna para evitar un paseo militar de quienes controlan la Casa del Pueblo y acaban de defenestrar a la Alcaldesa.

Compartir el artículo

stats