Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Ánimos inflamados

Los sucesivos incendios que ha sufrido el monte Areo a lo largo de los dos últimos meses, algunos a escasos metros de viviendas, han carbonizado la ladera gijonesa y han inflamado los ánimos de las parroquias afectadas, acostumbradas a pagar el doble peaje de ser rurales y de la zona oeste del concejo. En Poago, Monteana, San Andrés de los Tacones y Serín saben que, periódicamente, su único pulmón en medio de la industria arde por algún costado, pero cuentan los más veteranos que no recuerdan un verano tan dañino como el recién terminado. Culpan a la falta de limpieza como enfermedad crónica del lugar, pero también señalan sin tapujos a algún pirómano ansioso de devastación. La sensación de abandono se acrecienta cuando pasan los días sin un solo gesto de la Administración.

Compartir el artículo

stats