Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Derivadas en El Molinón

Al margen de las vías de financiación, que es la madre del cordero, hay dos derivadas respecto al proyecto de ampliación de El Molinón que no deberían quedar soslayadas en ningún momento de este vertiginoso proceso hacia el Mundial, acabe como acabe. Por un lado, la propiedad municipal del estadio sigue intacta y, por lo tanto, el Ayuntamiento, es decir, todos los gijoneses, debe tener la última palabra respecto a cada ladrillo que se toque. Y, por otro, conviene recordar, quizás desde un romanticismo reñido con el capital, que el equipamiento acostado junto al río Piles es el más antiguo de cuantos hay en España para la práctica del fútbol, por lo que ninguna transformación debería restarle esencia (en Bilbao, supieron hacerlo partiendo desde cero). Es un intangible que vale mucho, aunque no sea dinero.

Compartir el artículo

stats