Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armando Nosti

Hablan de golpe de Estado

Las críticas al Gobierno por sus últimas decisiones

Hablan de golpe de estado los descendientes de quienes dieron el del 36, al que denominaron glorioso alzamiento nacional, los que hace poco dijeron que el golpe y la posterior guerra había sido una pelea entre nuestros abuelos. Los que nunca condenaron ni condenarán el golpe de estado del 36 ni el de Tejero del 82.

Hablan de pactar con filoetarras los que no dudaron en pactar con los mismos que ahora apoyan al Gobierno legítimo para conservar alcaldías, los que denominaron a ETA "movimiento de liberación vasco", diciéndoles que sabrían ser generosos. Hablan de traicionar a la Guardia Civil por ceder las competencias de tráfico a Navarra quienes se las cedieron a Euskadi y lo pactaron con Navarra hace años, hablan de expulsión de la Guardia Civil de Navarra sabiendo que no solo no se expulsa a nadie sino que el número de agentes aumentó durante el mandato de este Gobierno.

Dicen no renovar los órganos judiciales para defenderlos de Sánchez quienes se adueñaron de ellos y pretenden seguir utilizándolos en beneficio propio, como han venido haciendo hasta ahora, no importa si se incumple la Constitución. Hablan de falta de legitimidad del Gobierno quienes, cuando tuvieron su última mayoría absoluta, rompieron el programa con el que se habían presentado a las elecciones para entregar a la banca setenta mil millones de euros, para hacer una reforma laboral a medida de las grandes empresas y una ley mordaza que los mantuviera a salvo de cualquier tipo de protesta por estas acciones.

Hablan de malversación quienes emplearon cantidades ingentes de dinero público para crear una policía patriótica que fabricara pruebas que inculparan a sus rivales y controlara todos y cada uno de los movimientos de aquellos que podrían hacer peligrar el poder que ostentaban, incluidos sus propios militantes, quienes vendieron viviendas sociales a precio de saldo a fondos buitre que las privaron de su carácter social, quienes crean y mantienen chiringuitos que compensen lealtades. Quienes viajan al extranjero a cargo del erario público para entrevistarse con un desconocido político republicano de los Estados Unidos o que les entreviste su televisión y un par de medios amigos en Miami, Nueva York, Washington, Lisboa, Venecia... Hablan de romper España quienes duplicaron el porcentaje de independentistas en Cataluña, quienes permitían que sus medios hablasen de sacar los tanques por Barcelona.

Es ruido, nada más que ruido. No les queda otra. No tienen nada que ofrecer, no han hecho por esta su patria nada más que lo único que saben: insultar, mentir, manipular. Sin darse cuenta, se les han echado las elecciones encima y les han pillado con las vergüenzas al aire y, si además les falta el paraguas protector de los órganos judiciales que secuestraron, la situación puede ser muy grave. Nos quedan por delante unos meses de ruido atronador, no les queda otra.

Compartir el artículo

stats