Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco G. Redondo

Sin timonel

El barco del desvarío autonómico agranda sus grietas

Pedro Sánchez ya negó de manera rotunda y reiterada que fuera a pactar con Podemos, ERC y Bildu, pero en cuanto vio que necesitaba sus votos para llegar al poder o mantenerse en él no le ha importado desdecirse, pactar en muchos temas importantes y ceder en bastantes de ellos, a cuenta claro del dinero de los españoles, lo que no deja de ser una paradoja en el caso de los independentistas anti constitucionales. Así las cosas, su credibilidad está bajo mínimos para cualquier persona con criterio propio, que no se reduzca a repetir las consignas “de su bando”, en términos de buenos/malos, y buenos por supuesto los de izquierdas gobiernen bien, regular, mal o fatal. El problema es que las consignas pueden maquillar la realidad, pero no pueden cambiarla, y los problemas siguen e incluso crecen aunque se aparente que no existen. Dato mata relato.

El PSOE de Pedro Sánchez y Podemos de Pablo Iglesias han pactado eliminar el delito de sedición, y rebajar sustancialmente el de malversación de fondos públicos, para favorecer a sus aliados separatistas de España en el Congreso. ERC presenta su intención, para la próxima legislatura, de plantear otro referéndum de independencia unilateral. Por ello el anuncio del PSOE sanchista que no habrá tal referéndum o negociación tiene escasa credibilidad, más cuando el exministro de Sanidad y líder del PSC–PSOE contradice al día siguiente la negación del Gobierno, y admite que habrá una "consulta" en Cataluña: ¿Partiendo de la base que será fiable porque la organizará la Generalitat separatista? La cual ha recibido 130.000 millones de euros adicionales del estado español en diez años para no quebrar: nos quitan el dinero y nos llaman ladrones.

Ya dijo Julio César: divide y vencerás. Por ello no es extraño que Rusia e Irán hayan financiado proyectos anti occidentales y anti liberales en la Unión Europea, Caso de Rusia de Putin financiando a los separatistas catalanes, o de los ayatolás financiando las televisiones en torno a las cuales impulsaron Podemos. Si la unión hace la fuerza, la división en la Edad Media del poderoso y pujante Califato de Córdoba en múltiples Reinos de Taifas trajo su debilidad y retroceso, favoreciendo entre los s. XI – XIII el gran avance de la reconquista cristiana hacia el sur. ¿A quién favorece la fragmentación de España y una Europa más débil? En las autonómicas de mayo 23 podremos elegir.

Compartir el artículo

stats