Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eduardo Viñuela

Crítica / Música

Eduardo Viñuela

Más de lo mismo, y ni tan mal

"Sidecars" repite fórmula en su nuevo disco

En el mundo de la música nos hemos acostumbrado al "renovarse o morir", al "yo, me transformo" y a que cada nuevo trabajo se presente como una nueva aventura. Sin embargo, hay artistas que parecen estar cómodos en su zona de confort y, álbum tras álbum, repiten la fórmula como si el tiempo no pasara por ellos. Es el caso de "Sidecars", que en su séptimo trabajo, "Trece" (2022), siguen a lo suyo, dando vida a un sonido síntesis de un pasado musical que combina "Revólver", "Los Rodríguez" o el Leiva más cercano a "Pereza". No en vano, este último es hermano de Juancho, el cantante del grupo. Quizás en este último disco "Sidecars" se haya alejado un poco del rocanrol para virar hacia al pop, otorgándole más protagonismo al teclado, pero nada más.

Buena entrada en el teatro de la Laboral, público entregado desde el inicio, buen sonido y un show centrado en las canciones. Sonaron más de una veintena, y todas con el mismo patrón: tiempos medios, instrumentación sin salirse del guion y puentes que preparan el clímax de los estribillos. Resulta difícil destacar una o subrayar algún detalle del repertorio, más allá de la inclusión de una mandolina aquí o un sonido de acordeón allá. Quizás lo más interesante fue el aire de bolero de "Trece". El resto discurrió sin sorpresas, pero con la solvencia de quien sabe sacarle partido a lo que tiene y darle al público lo que busca.

No cabe duda de que las canciones son el mejor activo de "Sidecars", porque los exabruptos puntuales, como el "duelo de guitarras" antes de "Locos de atar" o el blues previo a "De película" fueron prescindibles. Sin duda, esta banda podría optar al premio a la regularidad.

Compartir el artículo

stats