Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isabel Menéndez Benavente

Tormenta de ideas

Isabel Menéndez Benavente

Mujeres al poder

La esperanza de que se vuelva a presentar Carmen Moriyón

Qué quieren, me hace cierta ilusión. No tiene nada que ver con el partido en el que milita, porque a veces no es lo importante. Pero que se vuelva a presentar Carmen Moriyón me da cierta esperanza. Siempre, ustedes los varones perdonen, he creído que determinadas cosas las gestionan mejor las mujeres, aunque hemos tenido un ejemplo reciente que parece no darme la razón, pero al César lo que es del César. Y siempre he pensado que otro gallo cantaría si los presidentes de Rusia, Estados Unidos y demás potencias fueran mujeres, estoy totalmente segura. Somos mucho más dadas a negociar, a economizar, porque lo hemos hecho con nuestro dinero toda la vida, así que llevaríamos las cuentas evitando gastar más de lo necesario. Estamos acostumbradas a pensar antes de actuar, a pacificar, porque la testosterona no nos hace tan competitivas y, por tanto, aunque seamos ambiciosas, que lo somos, no estamos pegándonos constantemente con los demás para conseguir escalar a toda costa, y desde luego esta señora no parece presentar este perfil, entre otras cosas porque al contrario de lo que vemos ahora en política, ella tiene un estupendo trabajo que le hace no tener que vivir de la política. Espero también que no se obsesione con quimeras y planes que no se llevarán nunca a cabo, y por favor, que se olvide del muro que fue el mantra de la antigua corporación y nos ha vuelto a todos locos.

Lo que no entiendo, les juro que no, es esa testarudez de los partidos afines de querer dividir votos, no puedo entender por qué no pueden unirse los partidos de derechas, quizás porque unos quieren ser más de centro, dada la mala prensa que tiene hoy en día ser de derechas, que para muchos es sinónimo de fachas, de nazis, como si ser de izquierdas fuera sinónimo de comunismo, de Stalin, por ejemplo, uno de los mayores dictadores y asesinos de la historia. De verdad que creo que esa unión, que beneficiaría a muchos votantes y no se produce, porque a unos les parecerá que es colocarse demasiado a la derecha y otros por el contrario a la izquierda, cuando realmente vienen a ser semejantes, al menos a los ojos de muchos ciudadanos. Espero que de verdad y desde Gijón se pueda luchar por todo lo que se ha prometido y no se cumple jamás. Espero ver a la señora Moriyón a pie de calle, como la he visto en su anterior legislatura, cercana y accesible. Con esto ya me basta. Ah, y que sea de Gijón suma… ¿o no?

Compartir el artículo

stats