Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Ortea

Varadero de Fomento

Alejandro Ortea

Rarezas en fin de año

Terminó 2022 con hechos peculiares de los mandatarios

El jefe político provincial, Barbón, no estaba acostumbrado a un cierto tipo de oposición que no le reprochara, no ya su pasmada inacción al frente de la cosa pública de nuestra querida provincia, ni a los discursos basados en conceptos ya periclitados, eso sí, aderezados con la palabrería que se lleva hoy día: mucho hidrógeno de colores, litio y demás componentes de lo que será la venidera provisión de energía. El otro día, Diego Canga, el nuevo candidato del PP, le hizo al Presidente una leve crítica y el socialista replicó a toda velocidad, como si saltara impulsado por un potente resorte. Demuestra un cierto temor el hombrín de Laviana frente al sobrevenido candidato popular.

El Muro queda en Gijón, Asturias, Norte de España, con clima oceánico y veranos frescos y hasta lluviosos; en Estepona, Málaga, Sur de España, con clima mediterráneo, los veranos son cálidos y las temperaturas llegan hasta los 40 grados. La dama de Carbayonia, como perla, se nos deja decir que su modelo para este paseo marítimo nuestro es tipo el de Estepona. Son las cosas del turismo. En un hotel de la desértica Las Vegas, California de los EE UU, recrean Venecia para solaz de sus visitantes y con la ayuda de potentes aparatos de aire acondicionado. Quizá lo que pretende esta mujer, que anda tan quejosa por verse apartada de la carrera para renovar la Alcaldía, es que la ciudad se convierta en un gran decorado, sin detenerse en analizar los inconvenientes. De la interesante entrevista que le hizo en estas páginas Ignacio Peláez se desprende que políticamente ni es persona de fiar ni tiene claros los conceptos: se deshace en elogios de su antecesora, la muy derechista Carmen Moriyón, para criticar a continuación las políticas llevadas a cabo durante sus mandatos. Por otro lado, nos cuenta que ella no es muy oso y que no quiere darle abrazo de úrsido al candidato de su formación ya que los directivos del PSOE local no la aprecian. En fin, que todavía no ha asimilado lo suyo.

N. B. El otro día, un mindundi, adepto a un grupito de impresentables añorantes de aquel poco flexible primer alcalde de la democracia en esta villa marinera, osa mentarle a uno al hilo de un relicario que saca a orear pasados más de cinco lustros. Pero, para poner nombres y apellidos, hay que estar muy seguro de los acontecimientos y no fiarse de suposiciones o rumores que es, precisamente, lo que hace el sujeto en cuestión. Es sorprendente que te aparezca un atorrante en tu casa para contarte la propia vida, cosa bien peregrina, pero trabajar cara al público es lo que tiene: aguantar las ensoñaciones de conciudadanos atolondrados, así pasen décadas.

Compartir el artículo

stats