Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Gómez Cuesta

Palabras con silencios

Javier Gómez Cuesta

Párroco de San Pedro

Tempus fugit

Los nuevos liderazgos y los valores de Europa

En latín, como lo escribió el gran poeta Virgilio, para hacer honor a las muy descuidadas Humanidades. Sí, el tiempo vuela, esa es la impresión que nos llena de nostalgia al finalizar el año. El que despedimos, este 2022, nos deja dos secuelas difíciles de curar. La primera, la del mutante covd19, fatigoso de extirpar y con temores de que vuelva a reaparecer como lo vemos en el inmensa China donde tuvo su oscura génesis. Nos deja esta crisis también la convicción de que la fragilidad humana congénita que sufrimos, solamente puede ser atajada por una fraternidad o al menos una generosa solidaridad de las personas y países, todos, que habitamos y conformamos este planeta azul. La otra es la de que todavía es posible la guerra, más asoladora y dramática que nunca, como la invasión de un país libre, Ucrania, por una potencia comandada por un déspota ambicioso, a pesar de estar convencidos de que la "guerra nunca más" y de los organismos, como la ONU, tutores de la paz. Nos queda la esperanza de que en Europa y en el mundo libre se recuperen el espíritu y los valores y derechos humanos, de raíz cristiana, que la configuraron, después de la Segunda Guerra Mundial. Nos faltan líderes que, por encima de personalismos e ideologías gastadas o perversas, sepan despertar confianza y guiar para encontrar nuevos caminos que busquen, lo que acuñó Juan XXIII, en la "Pacem in terris" como "bien común". Por el contrario, han subido al poder algunos personajes mediocres con tintes autoritarios y populistas que propugnan una ética y moral muy cuestionables, provocando así la aparición de los extremismos ultras. ¿Qué líder europeo o mundial sobresale y suscita confianza hoy?

La paz sigue siendo un bien fundamental poco cuidado, protegido y defendido. El nuevo 2023, comienza lleno de incertidumbres y miedos, por las carencias energéticas, desigualdades económicas, debilitamiento de las democracias y hasta temores de una 3ª guerra mundial. "El virus de la guerra es más difícil de vencer..., porque procede del corazón humano", afirma el papa Francisco. ¿Cuál es la vacuna?

Por esto, el santo Pablo VI instituyó el primero de enero la Jornada de la Paz, y la festividad de santa María Madre Dios, para entrar en el nuevo año de la mano de La Virgen María y así recibir la bíblica bendición: "El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz". En vez de durmiendo, debiéramos iniciar el año con un minuto de reflexivo silencio.

Compartir el artículo

stats