Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armando Nosti

El cubo y las goteras

Cuando hay goteras, la solución más rápida es poner un cubo que las recoja antes de que inunden el suelo. Es rápido, pero provisional, para resolver el problema hay que localizar su origen y retejar si es necesario.

Rebajar el IVA de ciertos productos básicos de alimentación, es poner un cubo para las goteras, no soluciona el problema y además es socialmente injusto. El IVA es un impuesto indirecto y su rebaja beneficia más a quienes más tienen que a quienes van con lo mínimo. Quienes puedan gastar dos o tres mil euros al mes, ahorrarán con la bajada alrededor de ciento cincuenta euros, quienes tienen que apañarse con quinientos no verán reducida su factura en más de veinticinco en el mejor de los casos, y menos recaudación es menos dinero para ayudas. Parchear un problema no hace más que perpetuarlo.

El origen de la inflación de los alimentos no está en la coyuntura, está en el aprovechamiento que los mercaderes hacen de la coyuntura para aumentar sus beneficios que son ya, la principal causa de la inflación. Solucionado, al menos de momento, el problema del encarecimiento de la energía, no hay razón para que los alimentos se encarezcan en los porcentajes en que lo están haciendo, porcentajes que no benefician a la parte más baja de la cadena alimentaria, cada vez mas explotada por los mercaderes que aumentan sus beneficios en tiempos de crisis.

No vale argumentar que no se puede intervenir el mercado, se ha topado el precio del gas y pese al calificativo de “timo ibérico” de la derecha, el resultado salta a la vista. Además, si las grandes empresas manipulan los mercados a su favor, establecer mecanismos de control de precios sería jugar con la misma baraja. Otra solución sería fijar impuestos extraordinarios a los beneficios extraordinarios para desanimar a quienes especulan con la miseria ajena. Serían impuestos directos que sí redistribuyen la riqueza y su importe se podría destinar a ayudar a quienes realmente lo precisan.

Que la derecha dejara de hacer ruido para confundir, también ayudaría, pero van a seguir hablando de quiebra cuando las cifras económicas dicen lo contrario, de falsear las cifras del paro que se calculan como ellos lo hacían, o de que España se rompe y acusando al gobierno de copiar sus medidas, para luego criticarlas y votarlas en contra en el Parlamento. Es todo lo que son capaces de hacer cuando ven que se les ha ido la legislatura sin dar un palo al agua y tienen, como único logro en cuatro años, haber impedido una votación en el Senado.

Para terminar, aclarar que el IVA lo paga el consumidor, no el comerciante. Quienes salen en los medios argumentando que puesto que pagaron el IVA anterior tienen que aplicar el IVA anterior, debieran de saber que hayan pagado lo que hayan pagado, al liquidar el IVA trimestral lo van a recuperar íntegro. Seguro que lo saben, pero lo importante es hacer ruido, y lo fácil.

Compartir el artículo

stats