¡Mis queridos niños y niñas de Gijón!

¡Es maravilloso, es fantástico estar otra vez aquí!

Nosotros tres, los Reyes Magos y el Príncipe Aliatar, ¡nos hemos emocionado al veros tan contentos!

Vuestra luz y vuestra ilusión nos producen una gran esperanza; sabemos que en vuestro corazón solo hay espacio para la belleza, para las ganas de descubrir y conocer. Para el respeto y el amor por los demás y por nuestro mundo.

Y estamos seguros de que este año habéis compartido todo y que habéis jugado con todos y todas, todos los días, ¡porque jugar es muy importante!

También sabemos que vais a hacer mucho deporte, y que disfrutareis de la música, que llena el alma. Que cuidareis a los pequeños y los mayores y que esta noche, antes de dormiros, seguro, seguro, pensareis en todos los niños y niñas del mundo, para que sean tan felices como vosotros y vosotras.

Ahora, a casa, a esperar la mañana, que a nosotros nos espera una larga noche, la mejor del año, ¡eso sí!

Gracias por este maravilloso día, ¡el mejor regalo del mundo!