Queridos niños y niñas de Gijón: Un año más, como podéis observar, este Rey Melchor que tanto os quiere no ha faltado a esta cita con todos vosotros. Estar una vez más en este balcón y poder dirigiros unas breves palabras me llena de satisfacción y alegría. Os prometimos que la cabalgata de este año sería más espectacular que nunca y estoy seguro que todos vosotros y vosotras lo habéis podido comprobar. ¿Es así? Hemos tenido mucho tiempo los Reyes Magos y el Príncipe Aliatar para preparar esta maravillosa jornada compartida con unos niños y niñas de Gijón que, nos consta, habéis sido muy buenos y responsables desde nuestra última visita. ¿Verdad que sí? Sabemos que en muchas ocasiones habéis tenido que renunciar a ver a compañeros y amigos, a jugar y disfrutar como os merecíais, pero podéis estar seguros de que este rey mago que os habla sabrá recompensar ese esfuerzo. ¿Estáis contentos?

Ya son muchas, muchísimas, bien lo sabéis, las visitas de este Rey Melchor a esta ciudad, a estas calles que me resultan ya muy familiares, pero ello no quita que la emoción me embargue cuando os veo al pasar en mi carroza y observo en vuestras caras esa ilusión que tenéis depositada en este rey que tanto os quiere. Nada ni nadie es capaz de detener este entusiasmo que llena vuestros corazones y que me hacéis llegar de una manera tan espectacular. Muchas gracias, de corazón.

No podéis ni imaginaros las ganas que tenía de veros de cerca, de daros un abrazo, de observar vuestras sonrisas, vuestros nervios y, en suma, estar de vuelta con más ganas e ilusión que nunca para recordaros que los Reyes Magos y, en especial, este Rey Melchor que os habla, siempre está presente, a vuestro lado, compartiendo vuestros deseos y, cómo no, atento a vuestras peticiones. ¿Lo sabéis? Y, claro, casi se me olvidaba ya. Hemos leído todas, pero todas vuestras cartas, y claro que hemos venido cargados de regalos, de paquetes, de juguetes, de bicicletas, de muñecas, de trenes... de un sinfín de presentes para todos y todas porque, estamos convencidos, vuestro buen comportamiento tiene que tener esa justa recompensa. ¿Verdad que sí? Ha sido hoy un día maravilloso, intenso para los Reyes Magos y, estamos seguros, también para vosotros y ahora ya es el momento de que todos vayáis a descansar. La noche es larga, pero estar seguros que la mañana será mucho más luminosa. Y nada más, queridos niños y niñas. Solo reiteraros las gracias por esta maravillosa jornada y deciros que este rey Melchor os está muy agradecido por tantas y tantas muestras de cariño. Muchas gracias de corazón y os dejo con el rey Gaspar que está deseoso de dirigiros unas palabras a todos. Un fuerte beso y hasta el año que viene.