Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Vázquez Otero

De viaje con Jovellanos | | Gijón-León en 1792 (VIII)

Pablo Vázquez Otero

Guía turístico y miembro del Foro Jovellanos

De paso por Astorga

La visita del prócer a la localidad leonesa y la detallada descripción que realiza de todo el paisaje y el paisanaje que se encuentra en sus calles

Nuestro ilustre viajero llegaba a pernoctar a la preciosa ciudad de Astorga y sin duda no deja pasar la oportunidad de ver y observar lo que por allí se guisaba.

De paso por Astorga

Rápidamente nos dice, según está entrando en la vieja Asturica, lo siguiente: "Astorga, situada en alto, entrada por un feo, incómodo y tristísimo arrabal de casas terrizas, que sube hasta la puerta del Rey, sobre las cuales, las armas del señor. Muralla bien conservada".

De paso por Astorga

Las murallas de Astorga son una de las joyas que la ciudad tiene, y han pasado, como no, por muchos avatares históricos. Su historia comienza en el siglo III d.c en un periodo de amplia inestabilidad política y social en el imperio, con incursiones de pueblos bárbaros, con problemas internos en las jerarquías de poder que hizo que las construcciones defensivas se intensificaran y en Astorga ocurrió eso. Las medidas de las murallas son muy interesantes, abarcan un espacio geográfico de 26 Ha con una longitud de 2’2 km y unas anchuras que rondaban los 5 metros. Cuarcita de la zona fue utilizada como materia prima, poco trabajada y unida con el famoso hormigón romano, el opus caementicium. De las puertas originarias romanas solo se conserva la que hoy se ve en el Parque de Melgar y es llamada Puerta Romana.

Los asedios de Teodorico en el VI, el papel trascendental y estratégico de Astorga en el reino de Asturias en los avances hacia el sur de Ordoño I y Alfonso III, el asalto de Almanzor en el X, los ataques de Alfonso de Aragón y de Alfonso VIII de Castilla en el XII, trastocaron la fisonomía original de los muros romanos, pero tal vez la guerra de la independencia fue el acontecimiento que mayor estragos generó. Los impactos de la artillería provocaron muchas destrucciones y hasta nuestros días han ido llegando con procesos reconstructivos importantes. Aún así las murallas de Astorga son uno de esos recursos monumentales que la ciudad tiene.

Cómo no, Jovellanos se acerca a la catedral y dice esto: "A la catedral; nueva observación del célebre retablo de Becerra; las columnas, entalladas en el todo unas, y otras calzadas en el tercio inferior. Tales son también las de un excelente retablo de piedra que hay tras del presbiterio de la catedral de León, del tiempo de Carlos V. Nueva sacristía, de malas proporciones y adorno, aunque clara y cómoda; nuevo claustro jónico, harto bien ordenado, aunque de carácter mezquino; allí, en una piedra tirada, leí esta inscripción:

ALIA. VERNA

LEGIRNICCORUM

BRIGIAECINA

AN. XX. H.

S. E.

F el D.M.S. arriba y el S.T.T.L. abajo, que suelen tener las lápidas sepulcrales; puede ser, sin embargo, romana y la tengo por tal".

Sobre la inscripción decir que se considera perdida, no hay constancia de ella en la actualidad, por desgracia.

Pero lo más importante es la visita a la catedral, joya artística sin genero de duda de la ciudad. Está construida la actual sobre la anterior románica. Fue el siglo XV clave en lo que hoy vemos ya que la anterior va siendo eliminada para dar paso a la que vemos.

La fachada de inicios del siglo XVIII es espectacular y hermosa a la vez con tres portadas y flanqueada por dos torres iguales de planta cuadrada que se unen con escorzo precioso por unos arbotantes y puentes de piedra al cuerpo central de la fachada y coronadas por chapiteles. La iconografía de la fachada es un auténtico catecismo tallado en piedra donde entre otras vemos a Cristo expulsando a los mercaderes del templo, también podemos observar una escena de curación milagrosa de un enfermo o la escena del ciego de Betsaida entre otras.

Pero Jovellanos habla del retablo de Becerra y es que el retablo de la capilla mayor, obra efectivamente de Gaspar Becerra, es espectacular. Arte y teología unidas en un retablo de máximo nivel artístico realizado en la segunda mitad del siglo XVI. Está organizado en cinco calles donde la principal es la central donde se representa la Asunción, con una figura femenina en escorzo destacado muy al estilo manierista, y una coronación de la Virgen, junto con otras escenas de la vida de Cristo.

Y aún visita más cosas que nos indica en el diario: "Al antiguo castillo, de que hay todavía trozos que anuncian una gran fortaleza; dos cubos arruinados para construir con su piedra una ruin casa para los mayordomos del marqués de Astorga. Nuevo seminario conciliar a medio hacer. Entre la piedra acopiada, gran cantidad de piedras areniscas graciosísimamente arborizadas; las hay muy caprichosas y bien manchadas. Buena fachada de orden toscano, que es un frontón; cornisamento sobre cuatro pilastrones grandiosos; un patio pequeño, que se está reduciendo a mejor forma, y otro proyectado".

El mítico castillo de Astorga ya no existe, los restos que de él quedaban fueron derruidos en 1872 y ocupaba el ángulo sudeste de la actual ciudad. Prácticamente la última referencia en imagen del castillo se la debemos a JM. Quadrado, en "Recuerdos y bellezas de España. Asturias y León", que conserva en la página 424 un grabado con los restos del castillo y que fue dibujado y grabado por el conocidísimo Parcerisa en 1.855, poco antes de su demolición total.

El castillo tenía planta rectangular con unas hermosas torres cilíndricas que estaban rematadas por barbacanas. Sobre quién fue el que ordenó su levantamiento hay hipótesis, unos dicen que fue durante el reinado de Enrique IV, otros consideran que su origen fue a finales del siglo XIV, en tiempos del rey Juan I. Es sin duda interesante la existencia de una lápida con escudo de la casa de los Osorios, los marqueses de Astorga, donde se leía la frase ‘Donde sus armas posieron movellas jamas podieron’.

El Ayuntamiento había adquirido los restos del castillo en 1.868, ya que el objetivo era restaurar su fachada y convertirla en el elemento simbólico de un nuevo espacio ajardinado, esto aún se puede leer hoy en la documentación conservada del que era alcalde de la ciudad, Matías Arias, por cierto Marqués de Astorga. Esto jamás se hizo y los restos que quedaban como ya dije fueron eliminados en agosto de 1872, para en su lugar construir una plaza de toros. Esa fue la historia del mítico castillo de Astorga y su triste desaparición.

El día 16 tras descansar en Astorga reemprende el camino y de inmediato nos lo narra así: "Sábado, 16.-Salida de Astorga a las cinco de la mañana; camino nuevo de guijo, ancho y bien hecho, pero poco poblado y no bien tomado, pues tiene grandes rodeos. El de herradura sigue sobre la izquierda con la vía militar romana, y es de grande atajo. A la izquierda del real se ve a un lado el lugar de Bonillos, anejo de Prado Rey; luego Combarros. A las tres leguas y media Manzanal, donde, pasado un cuarto de legua, empieza el camino construido por D. Carlos Lemaur, obra magnífica y digna de su gran genio; es de tres largas leguas, en que se baja hasta Bembibre. La enorme cuesta está tomada con la mayor sabiduría; la peña bien cortada y escarpada; bien evacuadas las aguas, y el suelo tan firme que, después de más de veinte años, está el camino como nuevo. En Manzanal hay un mesón nuevo que parece bueno; todo el resto, despoblado y sin cultivo; a la legua hay una venta mala, y a las dos el lugarcillo de La Torre, y allí las desdichadas herrerías que hizo el mismo Lemaur, hoy casi en ruina. Están a la salida del lugar, a cierta distancia; a la entrada del mismo un puente por donde pasa el río que las abastece. Este río se llama Bueza o Boeza".

Muy interesante la referencia al proyecto de Carlos Lemaur, el gran ingeniero militar de origen francés que en aquella España del XVIII hizo proyectos como el aquí mencionado Canal de Castilla. Sería en 1764, cuando Lemaur llegó al Bierzo para abrir una nueva carretera que enlazase Galicia y Castilla, de hecho sería el tramo entre Astorga y Bembibre el que fue ejecutado prácticamente en último lugar para completar el Camino Real. Lo que acontece después lo vemos en el próximo capítulo.

Compartir el artículo

stats