Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Raúl Suevos

El mérito del asturiano

En las cosas de la Llingua, el bable para la mayoría, hace tiempo que tengo unas cuantas ideas claras. No está el país para la cooficialidad, aún, por más que algunos quieran tomar este atajo para recuperar la lengua tradicional de Asturias, que no propia. No se hace lo necesario por parte de la administración, el Principado, para sacar la Llingua del estado preterminal en el que se encuentra. Da vergüenza lo poco que se apoya a la Academia. Es cosa de indocumentados decir que es una lengua inventada, y, ahora también, apoyarse en un estudio del INE que no incluía al bable en la tabla de preguntas. Y algunas más que ahora no me vienen.

Que no hubiese un informativo en lengua asturiana en la televisión regional, a estas alturas, me parecía una dejación política rayana en la desidia, algo de lo que tampoco hay que extrañarse si tenemos en cuenta el nivel de la clase política regional y nacional, aunque cabe recordar que, en su momento, el director de la RTPA se justificó ante la falta de personal cualificado para desarrollar tal programación. Hoy parece despejarse el camino.

Se ha convocado un concurso/oposición para cubrir vacantes en la RTPA en el que se valorará, según escala de puntuación, los conocimientos de la Llingua y también de otras lenguas extranjeras. Y algunos se han subido a la parra, o a la higuera, o a no sé donde, porque les parece discriminatorio lo del asturiano, que penalizaría a los que no contasen con ese conocimiento.

Qué quieren que les diga. Creo que van desenfocados. Se trata de un mérito, sobre el que podrá discutirse el alcance de su valoración, como el de las lenguas extranjeras, pero que es inatacable conceptualmente, sobre todo si tenemos en cuenta que es algo previsto en la Ley de Uso desde hace años. Otra cosa es la oposición frontal, porque sí, al bable, sin argumentos, más allá de los atavismos que son, en muchos casos, los mismos que presentan los que quieren imponer la cooficialidad por decreto, sin esperar a que exista un consistente sustento de falantes en la región. Ye lo que hay.

Yo seguiré escribiendo en asturiano, aunque poco me publiquen; es mi humilde aportación a la supervivencia de la Llingua, y quiero pensar que este modesto paso de valorar como mérito su conocimiento en una oposición del Principado es un avance importante, pues va en la dirección correcta, sobre todo si a ello sigue la programación, para empezar, de un informativo en la televisión regional.

En año electoral será la racionalidad lo que se valore, no las salidas extemporáneas. No lo olviden.

Compartir el artículo

stats