Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maribel Lugilde

La ventana de Rita

Dilema empleo-contaminación, ArcelorMittal y Muestra de Cine Social de Asturias

Rita recoge cada mañana polvo oscuro de su ventana y lo mete en bolsitas. La acción anticipa algo que la anciana trama, aunque la primera sensación es de inquietud: ese polvo está siendo respirado. Es el arranque del corto "Cuerdas", de Estíbaliz Urresola. Una coral se enfrenta al dilema de aceptar ser patrocinada por la factoría que contamina su valle o perder el local de ensayo. El voto de Rita será decisivo.

La historia, nominada a los Goya de este año, ha cosechado premios internacionales, entre ellos, el del público de Cannes. Y ha servido en Gijón de arranque de la Muestra de Cine Social y de Derechos Humanos de Asturies, Musoc. Su programación tiene doble efecto: disfrutar del talento artístico y abrir los ojos a realidades inconvenientes a la autocomplacencia. Algunas desconocidas, como la desaparición del Mar de Aral por el cambio climático y el desconcierto de las gentes antes bendecidas por sus peces y ahora asomadas a un océano de polvo. Lo cuenta Nerea Barros magníficamente en "Memoria". No se la pierdan en la Escuela de Comercio.

Pero volvamos a Rita. La actriz que la interpreta es Begoña Suárez, presidenta de asociación medioambiental Meatzaldea Bizirik, creada en la localidad vasca de Muskiz donde está radicada una refinería de Petronor. A Begoña llegó Estíbaliz Urresola documentándose para su corto y comprendió que sólo aquella mujer coraje de 91 años podía interpretar a Rita. Tuve la suerte de conocerla en el festival Avilés Acción, donde fue premiada. Era la viva estampa del orgullo. De repente, un corto le permitía hablar por todo el mundo del polvo que ella y sus gentes respiraban. Y conectarlo realidades parecidas. El dilema empleo-contaminación.

En Gijón suspendemos en calidad del aire, a la espera de que uno de sus factores principales, las emisiones de partículas de hierro y calcio de ArcelorMittal, muy por encima de lo aceptable según la OMS, sean controladas. Las ventanas de la zona oeste gijonesa, como las de Rita, acreditan esa contaminación que, en muchas ocasiones, se descubre al amanecer.

La multinacional acaba de estrenar nueva chimenea con filtros y su presidente Lakshmi Mittal, se reúne mañana con Pedro Sánchez en el Foro Económico Mundial de Davos. Pide agilidad en la subvención europea para la "descarbonización" del proceso siderúrgico: de hornos de carbón a eléctricos. Una vez patrocinado ese avance con fondos comunitarios, ignoro si Mittal planteará una nueva petición al recibir la primera factura de la luz. Pero esos son otros lópeces.

Por el momento, nuestras ventanas serán las de Rita y, en todos los dilemas, seguiremos siendo el lado más frágil de la cuerda.

Compartir el artículo

stats