Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iván Pérez del Río

La única opción del PP de Gijón

Un partido sin candidato

Parece que los populares asturianos aún siguen con la duda sobre Gijón. No se aclaran sobre quién será finalmente el candidato/a. El PP es uno de los pocos partidos que aún no ha designado su cabeza de cartel. Gijón nunca ha sido del interés de la derecha, ha sido tratado por puro interés para garantizar algunos votos en los congresos regionales y cierta paz en Manuel Pedregal. Desde Oviedo y la regional, siempre que se ha tenido la oportunidad, se ha ninguneado a Gijón.

El PP de Gijón lleva muerto nueve años, desde el momento en que la egolatría y la enfermedad intervinieron su Junta Directiva con pocos argumentos, pero con la misma maldad y cinismo que llevan corroyendo al PP asturiano desde sus inicios. En estos nueve años, todo han sido despropósitos, la formación política ha ido relegando los intereses de nuestra ciudad, Gijón, a los beneficios de un partido que no ha estado a la altura ni de los afiliados ni de los gijoneses.

En estos nueve años ha habido presidentes ausentes, puestos a dedo para mantener el feudo tranquilo. En este tiempo se han celebrado congresos fraudulentos. Se ha dado una total ausencia de oposición política, ¡nueve años sin hacer política! Me refiero a política con mayúscula, a pensar y a hacer propuestas sobre los grandes retos que le ocupan y le preocupan a nuestra ciudad.

En estos años también ha habido tiempo para la pirotecnia y los juegos de magia. Hace tres años y pico se impuso desde Madrid a una persona que era una total desconocida en la ciudad, en el PP... Tanto que el que vino a presentarlo tampoco sabía quién era. Sin ser afiliado, se le dejó "meter mano" en la lista, tanto que pudo disponer de número dos, tampoco afiliada. El experimento salió muy mal. A nivel regional, aunque con un currículum más colorido y con más medallas, es probable que se repita una parte de la historia...

A cuatro meses de las elecciones, el PP de Gijón ni tiene candidato, ni tiene programa electoral, ni tiene lista. Los próximos en ocupar un "puestín" en el Ayuntamiento están preocupados, ¿será candidato el mío? Esa es la mayor preocupación de algunos. Ante una política con mayúscula agonizante, solo quedan los cálculos primarios.

La degradación del PP de Gijón, todo lo que ha pasado en estos nueve años, ha sido consecuencia de una democracia interna muy dudosa, de relegar una y otra vez la voz de los afiliados. La única opción para el PP es la democracia, una democracia exigida sin chantaje y en la misma proporción que ha de exigirse a nivel regional. Al menos, el votante de centro derecha tiene una opción razonable, Carmen Moriyón, y un partido, Foro, que no ha dejado de hacer política.

Compartir el artículo

stats