Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armando Nosti

El informe Oxfam Intermon

Los datos sobre la distribución de la riqueza a nivel mundial

El informe Oxfam indica que, desde 2019, el 1% de la población mundial acumuló el 63% de la riqueza creada. En la última década, ese 1% se hizo con el 50% de la nueva riqueza, lo que indica que la acumulación por unos pocos aumenta exponencialmente. Por cada dólar de nueva riqueza que recibe una persona del 90% más pobre de la Humanidad, uno de los más ricos ingresa 1,7 millones de dólares. En España, desde 2020, la riqueza de los que más tienen ha aumentado en casi 3.000 millones de dólares

Según el informe, las empresas energéticas y de alimentación duplicaron el año pasado sus beneficios y distribuyeron 257.000 millones de dólares en dividendos a sus accionistas, contribuyendo a una inflación que es la principal responsable de que 800 millones de personas pasen hambre. Según la ONG 1.700 millones de trabajadores viven en países donde el crecimiento de la inflación se sitúa por encima del de los salarios. "Las mujeres y las niñas suelen comer en último lugar y en menores cantidades en los hogares, y representan casi el 60% de la población mundial que padece hambre".

Oxfam apuesta por subir los impuestos a los que más tienen para reducir la creciente desigualdad. Según el estudio, aplicando un impuesto del 5% a los más ricos, se recaudarían 1,7 billones de dólares anualmente, lo que permitiría a 2.000 millones de personas salir de la pobreza, además de financiar un plan mundial para acabar con el hambre.

En España, la propuesta de la derecha sigue siendo bajar impuestos como panacea. En Madrid, gracias al dumping fiscal de Ayuso, que ahora quieren copiar el candidato socialista y el resto de comunidades del Partido Popular, los más ricos verán notablemente reducida su factura fiscal mientras las clases medias o bajas solo notarán la rebaja en la falta de servicios, fundamentalmente en sanidad y educación públicas, que los privilegiados no necesitan.

España tenía en 2021 una presión fiscal que no llegaba al 39%, por debajo de países como Francia, Alemania, Bélgica, Italia, Suecia, Dinamarca, Noruega, Grecia o Países Bajos.

Los impuestos a las grandes fortunas y a los beneficios extraordinarios, no nos llevarán a la quiebra, como tampoco lo hicieron el aumento del salario base, el ingreso mínimo vital, la reforma laboral o el "timo" ibérico, como los agoreros, en nombre de sus amos, anunciaron.

El último informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística, en junio de 2022, señala que el riesgo de pobreza en España, en base a los datos de 2021, se ha incrementado hasta el 27,8%, más de trece millones de personas. Mantenerlas en la precariedad para hacer de ellas mano de obra barata y sumisa, es el objetivo de quienes siguen viendo a España como su feudo. El voto, es el arma que tienen, que tenemos, para evitarlo.

Compartir el artículo

stats