Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armando Nosti

Ni entiende ni se entera

Sobre las acusaciones de Núñez Feijóo al Gobierno

Después de Gobierno ilegítimo y presidente okupa, Feijóo calificó al Gobierno de "intervenido" y ahora, le dice a Pedro Sánchez que se vaya porque la calle no le quiere, que lo ha oído él. Este hombre no entiende lo de las urnas y los votos y todo eso de la democracia. Saca Vox a la calle a unos cuantos, el Partido Popular los acompaña de mala gana, procurando que no se note mucho, para hacer bulto y no perder más votos, y pese a no asistir en persona, "la calle" le dice a Feijóo que Sánchez tiene que marcharse.

Del protocolo provida de Castilla y León habla cuando ya está todo dicho y lo hace para dejar toda la responsabilidad a Mañueco. Pide a voces que gobierne la lista más votada, Ayuso dice que no y Feijóo rectifica en voz baja.

En plena bacanal de presentación de candidatos, Feijóo dice "Ayuso, Almeida y absoluta es la triple A que estamos intentando conseguir". Señor Feijóo, fueron al menos tres los grupos terroristas que sembraron el pánico bajo esa denominación. Tal vez no les dé importancia porque no fueron muertos de ETA, pero fueron muchos más. En la Argentina, la Alianza Anticomunista Argentina, un grupo parapolicial en complicidad con las fuerzas armadas y otros sectores, con más de mil muertos y miles de desaparecidos, artistas, religiosos, intelectuales, políticos de izquierda, estudiantes, historiadores y sindicalistas, a sus espaldas, en España, Alianza Apostólica Anticomunista, una organización terrorista franquista, que actuó entre 1977 y 1982, durante la transición, responsable, entre otros, del atentado a la revista El Papus que costó la vida a su conserje. Menos conocida, pero igual de sangrienta y fascista, Alianza Americana Anticomunista, en Colombia, compuesta por militares bajo la sombra de la CIA.

Nació la triple A de Feijóo en el acto de presentación de los candidatos del Partido Popular a las elecciones de mayo. Todos ellos tienen en común el dedo que los designó. Demócrata como es, salió Feijóo a la calle, escuchó lo que la calle le dijo y decidió los candidatos.

A los asturianos nos tocó un premio gordo, un candidato que, según nos cuentan, conoce Asturias como la palma de su mano pese a llevar treinta años en Bruselas. Sabe cuáles son nuestros problemas y tiene soluciones para todos ellos y para poner a nuestra región en el puesto que le corresponde. Una maravilla de candidato, cuya primera decisión fue echar a la presidenta de la que no hace mucho, nos habían contado las mismas maravillas que ahora nos cuentan de él. Parece haber salvado a Tenneco, que acabó cerrando y dejándonos unos terrenos contaminados que habrá que sanear a nuestra costa. También nos dejó una calle, cuando no se podía cambiar el nombre a las calles, la calle Antonio Tajani, por entonces Comisario de Industria del Parlamento Europeo, jefe del ahora candidato popular y "protagonista" de las negociaciones que retrasaron algo el cierre de la empresa. Hoy, Tajani, es Vicepresidente del Consejo de Ministros del Gobierno fascista de Italia.

Feijóo no es más que un eslabón en la cadena de líderes del Partido Popular al servicio del IBEX, que es la “calle” que le dice las cosas que tiene que decir. Lo será, como los anteriores, hasta que alcance su máximo nivel de incompetencia, posiblemente en mayo.

Compartir el artículo

stats