Opinión

Son europeas, no plebiscitarias

Elecciones entre el ruido y el barro mientras se blanquea a la ultraderecha

Queipo, presidente del PP asturiano, ve las elecciones europeas como "el primer paso para echar a Sánchez del Gobierno". Cuca Gamarra dice lo mismo y González Pons, afirma que "queremos que los españoles vayan a las urnas y le digan a Sánchez lo que piensan de él. Que le digan a Europa lo que piensan del Gobierno español". Convertir unas elecciones en un plebiscito, es un truco que el PP repite cuando tiene alguna posibilidad de ganar, y en esta ocasión cuenta además con la ventaja de los votos de Ciudadanos. Pero no tiene nada que ver con unas generales, se presentan otras coaliciones y se vota en circunscripción única. El problema para los populares es que no tienen nada que presentar en campaña. No pueden hablar de macro economía, porque las cifras del gobierno de coalición son apabullantes, podrían hacerlo de micro economía, donde queda mucho por hacer y donde los españoles son más vulnerables, pero el PP ha votado en contra de todas las propuestas para paliar esa vulnerabilidad, así que solo les queda el comodín del barro y los bulos. La pareja de Ayuso reconoce varios delitos fiscales, e intenta negociar multas y penas de cárcel. La mujer de Sánchez, tiene una demanda por una denuncia de Manos limpias, una organización ultra condenada por extorsión, que pide que el juez investigue los bulos que varios medios han publicado. Es una investigación prospectiva, que lleva de serie las penas del telediario. La UCO, la Oficina de conflictos y la Audiencia Nacional, no ven razones para inculpar a Begoña Gómez, pero el juez, sigue adelante, dándole munición a los populares para la campaña europea, con dos objetivos, que no se hable de Ayuso y su pareja y que se pueda hablar de corrupción, aunque sin pruebas, en el entorno del presidente. Ruido y barro. Después de las catalanas en las que no habló de amnistía, Feijóo convoca una manifestación en Madrid y aprovecha que son unos cuantos, tampoco muchos, para pedir a Sánchez que convoque elecciones ya. Feijóo cree que democracia es repetir elecciones hasta que gane. Ruido y barro. Después de presentar más de cien preguntas en el Congreso a Sánchez, sin resultado alguno, aprovechan su mayoría en el Senado para repetir el numerito. Ruido y barro. Mientras, blanquean a la ultraderecha europea, que dicen es mejor que Vox, al que mantienen como socio. Buscan acomodo en la nueva mayoría europea, no importa cuál sea. No aspiran a más, son el cero absoluto.

Hace diez años, las europeas, supusieron la eclosión de Podemos, un partido que traía nuevos aires a la política. Hoy, bulo a bulo, apenas son una sombra. Ione Belarra ha acusado con nombre y apellidos a conocidos periodistas de difundir bulos interesadamente, ha llamado corrupto a Ferreras, (Ferreras, a Villarejo sobre una cuenta falsa atribuida a Iglesias por Inda: "Voy con ello, pero es demasiado burdo"), y presentado una proposición de ley para que medios y periodistas sean transparentes con "los intereses económicos y políticos" que hay detrás de sus informaciones. El portavoz del PP, pidió que sus palabras, ninguna falsa, fueran retiradas del libro de sesiones. Sánchez miraba al tendido. No aprende, mañana será tarde.

Suscríbete para seguir leyendo