Opinión

Gigas for schools

Aprender del alumnado

Desde hace siete años tengo el privilegio de combinar mi profesión docente con la Coordinación del programa educativo Gigas for Schools que promueve el emprendimiento y la tecnología. ¡Cosas de la vida! Una filóloga llevando un proyecto que aúna ambas cosas...Y es que ese es un ejemplo más de cómo lo de los compartimentos estancos no funcionan en este siglo XXI. Queríamos hacer un proyecto que ligase innovación con ideas que pudiesen servir al alumnado para ver más opciones para su futuro. De ahí que mi aportación (humilde) ha sido la parte pedagógica que de la técnica ya se ocupan otras personas que sí saben de ello. Trabajo en equipo. Otra clave.

El pasado jueves cerrábamos en Madrid esta VII Edición de GFS con más ilusión incluso que la que teníamos en aquella primera en la que este proyecto comenzaba a andar. Más ilusión porque vemos como el proyecto se renueva y va creciendo año a año al tiempo que las ideas son cada vez más innovadoras reflejando todo lo bueno que pueden dar las futuras generaciones.

GFS se ha afianzado como un proyecto con un marcado perfil competencial que responde directamente a los principios fundamentales de esta nueva ley educativa. GFS busca que se desarrollen competencias vinculadas con la tecnología y el emprendimiento, pero también queremos que el alumnado tenga una mirada crítica ante los problemas y que busque soluciones creativas para ellos, algo que se vincula directamente con la actual ley educativa. GFS responde a esa gran transformación tecnológica y digital que se da en las aulas, pero también en la sociedad, con empresas que demandan profesionales y talento digital que, hoy por hoy, en nuestro país no es suficiente para cubrir toda la demanda que existe.

Es importante que se desarrollen e impulsen iniciativas como GFS porque aparecerán puestos de trabajo que hoy en día no existen y para los que no estamos formando a las generaciones del mañana. El crecimiento del país, su modernidad, la mejora continua y la calidad de vida dependen a menudo de proyectos que, con fines altruistas proporcionan la innovación y mejora de nuestras vidas, del mundo en el que vivimos y de la sociedad en la que estamos. Todos los proyectos que he visto a lo largo de estos años responden a estas ganas de querer hacer del mundo un sitio un poco mejor.

Y así es como esta filóloga, docente de vocación y convencimiento se sorprende cada año por el ingenio, la creatividad y el entusiasmo de miles de estudiantes de toda España que han ido participando en este proyecto tecnológico y de emprendimiento. Y es que, al final, la docencia es eso, es aprender también de nuestro alumnado y de otras personas que, con el trabajo en equipo, nos ayudan a completar nuestra labor. Podemos ser especialistas en determinadas materias, pero amar la educación va más allá y nos lleva a querer enseñar en mayúsculas, es decir, a intentar que esos niños, niñas o adolescentes salgan bien preparados a un mundo al que tanto tienen que aportar. A quienes hacen posible, de un modo u otro, Gigas for Schools van hoy mis palabras de agradecimiento. Gracias por hacer posible otra manera de vivir y entender la educación. Nos vemos en GFS 24-25.

Suscríbete para seguir leyendo