Opinión

Fin de curso

EBAU, Belarmino, Samaniego y enseñanza rigurosa

La EBAU 2024 en Asturias ha tenido, entre otras novedades, la posibilidad de elegir entre Historia de España –antes obligatoria para todos– o Historia de la Filosofía para entrar en la universidad, y en algunos casos según la nota en qué facultades. Sería interesante saber qué porcentaje han elegido la de España, pues este año además de ser la materia muy extensa las preguntas eran muy abiertas. Había que abarcar en tres horas a la semana desde Atapuerca a la actualidad, acabando las clases a primeros de mayo. Cuatro de los diez puntos para comentar un documento entre dos, si pensábamos uno sería una constitución, no pusieron ninguna, sino un texto de Belarmino Tomás de 1934. Tuvo su importancia para Asturias, pero no es un personaje focal en 3.000 años de historia peninsular, y menos para obtener nota para poder entrar, por ejemplo, en Enfermería.

Ha muerto José Antonio Samaniego, crítico de arte en LNEG y ex director del Instituto Mata Jove, en el que di clase durante tres años, coincidiendo con él en el departamento de Geografía e Historia. Fue quien me introdujo hacia el año 2000 como colaborador de opinión en el periódico, siendo redactor jefe Fernando Canellada. Les pasé un par de artículos a modo de ejemplo y les gustaron, el primero que me publicaron se titulaba "Juerga en Gijón". Convenimos que yo no venía a adoctrinar que un partido es el bueno y los demás los malos, ni a opinar solo sobre Gijón cual hoja parroquial, sino a tratar la actualidad con perspectiva desde Gijón, de manera liberal y crítica. Él en sus crónicas de arte no se limitaba a dar títulos de cuadros, sino una explicación estética en positivo.

En el instituto le gustaban las excursiones didácticas e hicimos con el alumnado varias juntos, ahora mismo recuerdo al museo de la Minería en Langreo, o varios días a Coruña. No era solo una salida para pasar el día entretenido o no tener clase, sino con doble objetivo de convivencia y aprendizaje. Por ello él preparaba un cuadernillo de varias páginas con actividades sobre las visitas que los chavales debían rellenar. También tuvimos controversias, como cuando plantee arreglar el acceso estrecho y "encharcable" al edificio. Al cabo transmitía interés por la enseñanza y los alumnos lo captaban en una complicidad mutua. Ahora tan de moda la retórica y la burocracia LOMLOE, él practicaba una didáctica humanista con hechos, no con informes sosos.

Suscríbete para seguir leyendo