Opinión

Comparaciones incomparables

Sobre los distintos procesos judiciales de la clase política

Cuesta calificar la comparación entre la respuesta de Biden a la condena de su hijo y la de Pedro Sánchez al entramado mediático judicial contra Begoña Gómez. Decir que Biden recibe con respeto la condena mientras Pedro Sánchez ataca a la judicatura en la barra de un bar, sería simplemente cuñadismo, hacerlo en los medios de comunicación es echar leña a un fuego que desde el principio solo es humo, buscando réditos políticos. El hijo de Biden ha sido declarado culpable de tres delitos federales, con pruebas contundentes, por posesión y abuso de drogas y tenencia de armas falseando documentos necesarios para adquirirlas, y está a la espera de condena. Begoña Gómez está investigada por una denuncia de Manos limpias, lo que ya debería ser suficiente para no tenerla en cuenta, sin más pruebas que unos noticias falsas en unos diarios digitales financiados por los partidos que se benefician de la denuncia, consiguiendo así unos resultados electorales que no hubieran conseguido sin esta maniobra y otras similares. Ha sido exonerada por la UCO y la Audiencia provincial, por mucho que se retuerzan las noticias y se les insufle aire para mantenerlas artificialmente mientras, al menos, se decida el gobierno catalán.

Entre tanto, Garriga, portavoz de Vox en el parlamento catalán, ha visto como salían a la luz documentos en los que se demuestra que carga gastos personales, peluquería, AMPA, supermercados y otros similares, miles de euros en total, a la subvención que el partido recibe del parlamente catalán. Todo muy legal y muy normal según él. Habrá que esperar la denuncia de Manos limpias, tan interesados por la pureza en política ellos, para que se investigue si es legal cargar gastos personales a las subvenciones a los partidos, que suelen tener limitaciones en su destino, o si esas cantidades cobradas, que son retribuciones en especie, constan en la declaración de la renta del portavoz de Vox. También se espera la reacción de periodistas y medios que han hecho de la denuncia a Begoña Gómez una auténtica cruzada, dando a conocer hasta el último detalle de lo que se dice, se oye o comenta, como durante años hicieron con los responsables de Podemos, ante este caso en el que todo está documentado.

Echamos en falta opiniones de estos medios sobre la exoneración total, hasta dejarlo fuera del caso, del marido de la directora de la Guardia Civil, cuya falsa imputación publicaron a los cuatro vientos y produjo la dimisión de la directora. ¿O no se han enterado perdidos como estaban en los recovecos del caso Begoña?

Tampoco se enteraron, de que a cargos del Partido Popular, en Sevilla, se les ha abierto diligencias por presunta prevaricación al frenar un tanatorio público en Mairena de Alcor y darle la concesión de uno privado a un familiar de un líder popular. Las diligencias del día 4 no se dieron a conocer para no interferir en las elecciones europeas.

Las comparaciones son odiosas, pero hacer alguna mal intencionada, abre un torrente de ellas y pueden dejar con el culo al aire a sus autores. Claro que con no publicar lo que no interesa, se soluciona, para eso están los que pagan la tinta.

Suscríbete para seguir leyendo