Grado ya tiene podio de pinchos: el de novilla con sidra se gana al jurado profesional y el de cerdo con manzana convence al pueblo

El certamen, con temática literaria, organizado por el Ayuntamiento, alcanzó este año el récord de inscritos y varios establecimientos agotaron las remesas

Arriba los hosteleros premiados con la edil Lorena Álvarez Cabo. Debajo, las propuestas ganadoras.

Arriba los hosteleros premiados con la edil Lorena Álvarez Cabo. Debajo, las propuestas ganadoras. / R. Á. R.

Á. Rodríguez

Todo buen asturiano sabe que la sidra tiene que “restallar” en el vaso y, en Grado, precisamente fue el “Restallu”, el pincho de la sidrería Feudo Real, el que impactó en los paladares del jurado profesional del certamen de pinchos organizado por el Ayuntamiento. 

En esta decimosexta edición, el conocido establecimiento moscón se llevó el oro, con una apuesta por la mejor carne de novilla en salsa de sidra. “Va troceada sobre un torto con cebolla caramelizada y acompañada de patata paja y queso rallado de Varé, con reducción de caramelo de sidra”, explican los trabajadores del restaurante, que también está incluido en la red de Sidrerías de Asturias. 

Reputado por sus carnes de calidad, Feudo Real  organiza jornadas de buey y cuenta en su carta con Wagyu vacuno autóctono japonés y cachopos de un metro. Ya ha cosechado más premios, en antiguas ediciones del certamen gastronómico municipal que, reconocen, “dinamiza mucho esos días la villa”. 

"Restallú", pincho de la sidrería Feudo Real, que consiguió el primer premio

"Restallú", pincho de la sidrería Feudo Real, que consiguió el primer premio / Á. R.

La carne con maridaje afrutado fue, en cualquier caso, la elaboración más premiada. La incluía el “Restallu” y también el “Lotus”, el pincho de la Vinoteca Acebos, premiado por el jurado popular. Vinculado a un fragmento del poema "Pan" de Gabriela Mistral, el bocado llevaba “solomillo de cerdo, con manzana y una salsa de sorbete de limón", explica Marta Ameijidez, al frente de la vinoteca. La hostelera es una asidua al certamen. Ya en los dos últimos años (2022 y 2023) consiguió el premio del jurado popular. “Y no hay dos sin tres” animaban algunos clientes. Finalmente, en la Vinoteca Acebos tienen ya un nuevo diploma que colgar en la pared. 

También en el Café Express, junto a las fotos antiguas, cuelgan numerosos reconocimientos al buen hacer en la cocina. “Participamos siempre, desde el principio”, explica tras la barra Enrique Omaña, intentando recordar los ingredientes de su “EA Celedonia”. “Pan tomate y orégano, solomillo iberico en salsa de café y patatas a la importancia, con una salsa de piquillo y ali oli”, relata sobre la suculenta creación de su hermana María José Omaña, que ha logrado el bronce del jurado profesional. 

Pincho "Lotus" de Vinotec Acebos, premio del jurado popular

Pincho "Lotus" de Vinotec Acebos, premio del jurado popular / LNE

El segundo premio, una plata con la que aseguran estar “muy contentos”, fue para Guggrado Café Musical, que este fin de semana celebra su undécimo aniversario. El establecimiento presentó "La Flor de Grado", a la que el jurado, con representación de escuelas de hostelería, dio buena puntuación. Los profesionales valoraron “el sabor, la presentación, relación calidad- precio y el empleo de productos asturianos” en los pinchos. De los ganadores y el resto de establecimientos participantes en el concurso: La cafetería Yerma, El Rincón de Fufo, la Vinoteca Linde, el Bar Volante, Antoxana y El Manantial

Maxi, del Guggrado Café Musical, con el diploma por el segundo premio

Maxi, del Guggrado Café Musical, con el diploma por el segundo premio / LNE