Grado no concederá licencias a los parques de baterías en el concejo: "Priorizamos la salud de los vecinos y la protección del medio rural"

IU llevará al pleno del próximo martes 16 su propuesta para alejar estas instalaciones industriales de los pueblos

Imagen de archivo de un parque de baterías en Estados Unidos, similaren tamaño a algunos de los proyectos que se han presentado en Asturias.

Imagen de archivo de un parque de baterías en Estados Unidos, similaren tamaño a algunos de los proyectos que se han presentado en Asturias. / Accciona

Á. Rodríguez

Como ya ocurría en determinados rincones de Asturias con la proliferación de complejos eólicos o la amplia promoción de proyectos de explotación minera, la instalación de parques de baterías en las zonas rurales ha provocado una “avalancha de plataformas vecinales posicionándose en contra”. Así lo reconoce el Ayuntamiento de Grado, que se quiere sumar a la lucha para alejar estas instalaciones industriales de los pueblos, a través de una propuesta para restringir la concesión de licencias. 

Izquierda Unida, en el gobierno, llevará dicha propuesta al próximo pleno municipal, del martes 16. La idea es “suspender las licencias o cualquier título habilitante que pudiese pretender en el concejo de Grado la puesta en marcha de instalaciones de almacenamiento o acumulación de energía”. Una suspensión que afectaría a todo el conjunto de suelo no urbanizable y, en principio, por el plazo de un año.

“La gran mayoría de las administraciones locales, como es el caso de Grado, no contemplan en sus normas urbanísticas la instalación de este tipo de proyectos y, por tanto, teniendo en cuenta que tampoco el gobierno autonómico tiene, a día de hoy, unas directrices que nos marquen la línea a seguir o nos otorguen la última palabra, se convierte en una situación compleja de gestionar por los gobiernos locales”, reconoce la edil de Urbanismo, Cristina Coalla. 

Si bien aún no saben cómo les afectará la regulación que se haga desde el Principado, el Ayuntamiento moscón aprovecha los actuales trámites de modificación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) para dejar clara su postura en el conflicto energético. Y es que “no hablamos únicamente del encaje urbanístico de los parques de baterías, sino de lo prioritario para este equipo de gobierno que es la salud y seguridad de los vecinos y animales, así como la protección estética y medioambiental de nuestro medio rural”, aseveran. 

IU anuncia, además, que elevará al pleno una moción junto a los compañeros socialistas para pedir al Principado, concretamente a Industria, que reconsidere algunos aspectos importantes en sus condiciones para la instalación de parques de baterías. Así, por ejemplo, mientras la consejería apunta a una distancia de un kilómetro de los núcleos urbanos, IU y PSOE de Grado proponen que “las distancias de seguridad sean contempladas respecto a viviendas y no a núcleos urbanos”

“A veces se da el caso de viviendas aisladas que no pertenecen al núcleo urbano y sería injusto no tenerlas en cuenta. ¿Los habitantes de una vivienda que no esté integrada en un núcleo urbano no tienen derecho a la seguridad y salud como los que sí lo están? Este tipo de actividades son actividades industriales y deben instalarse en ese tipo de suelo o, en su defecto, suelo degradado o que no permita otros usos. Sin embargo, no debe ser este el único criterio. Por ejemplo, el polígono industrial de Grado está cerca de las casas, por tanto, aunque hubiera posibilidad de instalar las baterías allí por el tipo de suelo, esto no bastaría, puesto que lo que debe primar es la distancia de seguridad”, asevera Coalla.