La plataforma Stop Parques de Baterías celebra "la firmeza" de Grado y su apoyo para que "no invadan el medio rural asturiano"

El colectivo anuncia que convocará a todos los ayuntamientos para que aprueben, al menos, la moratoria de un año en la concesión de licencias

Por la izquierda, el alcalde de Grado, José Luis Trabanco; la concejala de Urbanismo, Cristina Coalla y el presidente de la plataforma Stop Baterías, Arturo González

Por la izquierda, el alcalde de Grado, José Luis Trabanco; la concejala de Urbanismo, Cristina Coalla y el presidente de la plataforma Stop Baterías, Arturo González / LNE

Á. Rodríguez

Tras anunciar el gobierno local moscón que llevará al próximo pleno municipal una propuesta para restringir las licencias a los parques de baterías en el concejo, la alegría es notable en la plataforma ciudadana que canaliza en Asturias el rechazo a estas instalaciones industriales. El colectivo, que se reunió con el alcalde, José Luis Trabanco y la concejala de Urbanismo, Cristina Coalla, destacó “la apuesta de Grado por la defensa de su territorio y sus habitantes”. Una posición que ya han plasmado también sobre el papel otros ayuntamientos asturianos como el de Llanera y Villaviciosa. Llanera anunció ya la medida la semana pasada y hacerlo es posible, como sucede también en otros casos de suspensión de licencias, porque son concejos que tienen en tramitación un Plan General de Ordenación, lo que les permite paralizar temporalmente la aprobación de permisos en determinados ámbitos.

“La reunión ha sido muy satisfactoria para ambas partes. En la plataforma nos hemos encontrado un Ayuntamiento consecuente que ha dejado muy clara su postura y ha tomado ya medidas muy valientes, que otros municipios deberían tomar como ejemplo, como declarar paralización de los proyectos durante un año, hasta que salga una normativa clara”, subrayó el presidente de la Plataforma Stop Baterías, Arturo González. Ante lo que considera “un aviso a navegantes” para el Principado, “por si saca un decreto regulador de estos parques que no satisfaga a municipios que verdaderamente quieran defender a su gente y su territorio, como Grado”.

“Es de valorar que haya municipios con esta claridad ante lo que nos viene encima. Aparte de la moratoria, nos aseguran que seguirán vigilantes ante el coladero de los llamados suelos ociosos o degradados. El Ayuntamiento, igual que la plataforma, exige que eso se defina para ver sobre qué estamos hablando realmente. Porque si no, en cualquier sitio de Asturias pueden clasificar el suelo como ocioso en zonas de medio rural y, aunque estén un poco más alejadas de las casas, acabar invadiendo el suelo rural con esta excusa. Asturias tiene muchos suelos que ellos llaman ociosos, como canteras y minas… si la normativa regional va por ahí, estamos en las mismas”, asegura González. 

La plataforma que representa “trata de evitar que invadan el medio rural asturiano”, y para ello insta al resto de Ayuntamientos “al menos, a declarar también la moratoria de licencias a estos parques durante un año”. “Próximamente, convocaremos a todos los Ayuntamientos de Asturias para que se definan en esta línea e intentar hacer un frente común”, avanza el presidente del colectivo. 

Por su parte, el gobierno local de Grado reiteró “su rechazo absoluto a la instalación de parques de baterías en el concejo”. Mientras espera conocer cómo regula el Principado esta materia, IU llevará al pleno del próximo martes 16 su propuesta de suspender las licencias. 

“No hablamos únicamente del encaje urbanístico de los parques de baterías, sino de lo prioritario para este equipo de gobierno que es la salud y seguridad de los vecinos y animales, así como la protección estética y medioambiental de nuestro medio rural”, subraya Coalla.