14 de febrero de 2012
14.02.2012

La ONU denuncia la «indiscriminada» y «desmesurada» represión en Siria

La UE apoya una fuerza de paz conjunta de Naciones Unidas y la Liga Árabe l España, en el Grupo de Amigos para Siria

14.02.2012 | 01:00

Nueva York / Madrid,


Agencias


La ONU alertó ayer de que Siria se sumirá «pronto» en una guerra civil si las fuerzas gubernamentales continúan sus «ataques indiscriminados» contra la población y ha pedido por ello a la comunidad internacional que actúe para contener la crisis. Así lo aseguró la alta comisionada para los Derechos Humanos, Navy Pillay, ante los 193 miembros del organismo internacional.


«La cruel represión y la incitación deliberada a las tensiones sectarias pronto sumirán a Siria en una guerra civil», dijo Pillay, que agregó que la ONU cuenta con «pruebas creíbles» de que Damasco ha cometido «crímenes contra la humanidad» desde que comenzaron las protestas, hace 11 meses.


Más de 5.400 personas, entre ellas 400 niños, han muerto, según dijo la ONU a mediados de enero, aunque desde entonces el organismo no puede calcular cifras fiables. Según la oposición siria, las víctimas civiles superan las 6.000 e incluso hay países, como Arabia Saudí, que hablan de más de 7.000.


Pillay llamó a la acción y criticó la falta de determinación del Consejo de Seguridad, además de alabar la «adecuada» respuesta de la Liga Árabe, cuyas últimas iniciativas, tomadas el domingo en El Cairo, deben ser estudiadas ahora por Naciones Unidas, informa «Efe».


«El fracaso del Consejo de Seguridad para acordar una firme acción colectiva parece haber envalentonado al Gobierno sirio para lanzar un ataque en toda regla para aplastar a los disidentes con una desmesurada fuerza», denunció con firmeza.


Las palabras de Pillay, que se declaró «indignada» por la situación en Homs, donde dijo que han muerto más de 300 personas desde el pasado día 3, resonaron en la Asamblea General un día después de que la Liga Árabe propusiera el envío a Siria de una misión de paz conjunta con la ONU.


La Unión Europea dio ayer su respaldo a esta propuesta, que, según Rusia, único valedor claro que le queda a Damasco, necesitaría del visto bueno del régimen sirio, y antes de desplegar a los «cascos azules», dice Moscú, es necesario que haya paz en el país. De su lado, China aprecia los esfuerzos de la Liga Árabe, aunque no se pronuncia sobre la fuerza de paz conjunta con la ONU que propone.


Mientras tanto, sobre el terreno, el Ejército sirio reanudó los bombardeos sobre Homs, que, según activistas de la oposición contactados telefónicamente por «Efe», son «indiscriminados».


El Gobierno español anuncia que formará parte del Grupo de Amigos para Siria que se reunirá por vez primera el próximo 24 de febrero en Túnez para contribuir al fin de la violencia en el país árabe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído