Especialistas cubanos recuperaron "en buenas condiciones" una de las cajas negras del avión accidentado el viernes en La Habana, en el que murieron 110 personasmurieron 110 personas, y esperan pronto tener acceso al otro dispositivo, informó hoy el ministro de Transporte de Cuba, Adel Yzquierdo. La caja negra localizada es en la que se graban las voces en cabina, mientras que en la segunda que falta por encontrar se registran los datos de los aparatos de vuelo.

Un día después de la tragedia, y tras algunas confusiones iniciales, se conocieron las cifras definitivas del siniestro del Boeing 737 que llevaba a bordo a 113 personas: 110 fallecidos, entre ellos cinco niños, y tres supervivientes que luchan por su vida en el hospital Calixto García de La Habana, en estado muy grave.

Entre los muertos hay 99 cubanos y once extranjeros: los seis miembros mexicanos de la tripulación (tres hombres y tres mujeres), un matrimonio de argentinos, dos hombres saharauis y una mujer mexicana.

Encuentran una de las dos cajas negras del avión siniestrado en Cuba

Rueda de prensa del ministro de Transporte de Cuba, Adel Yzquierdo.

Yzquierdo declaró a la televisión estatal cubana sobre la marcha de la investigación en el lugar del siniestro: una zona de cultivo situada a un kilómetro de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional José Martí, donde "trabajan intensamente" los investigadores.

"Ya una caja negra la tenemos en nuestras manos, en buenas condiciones, en buen estado de conservación, y la otra debemos tenerla en las próximas horas en manos de la comisión creada para analizar las causas del accidente", especificó Yzquierdo.

El ministro cubano afirmó que en la madrugada de hoy culminó el traslado de los restos de las víctimas hacia el Instituto de Medicina Legal en La Habana, donde actualmente esperan familiares de los fallecidos para ofrecer muestras genéticas y pruebas que ayuden en el proceso de identificación.

7

Un avión se estrella tras despegar del aeropuerto de La Habana

Más de cien muertos en el accidente.

Este sábado arrancó el proceso de identificación de las 110 víctimas, que se prevé largo debido a que el violento choque desperdigó mucho los restos del avión, lo que impide a los expertos guiarse por los números de asiento que tenían asignados los pasajeros.

El primer vicepresidente cubano, Salvador Valdés, destacó "el esfuerzo, la dedicación y la profesionalidad del personal de salud y sobre todo de Medicina Legal.

Valdés también agradeció las muestras de apoyo y solidaridad con Cuba ante esta catástrofe, uno de los peores desastres aéreos en la historia de la isla.

El avión accidentado, que se precipitó a tierra minutos después de despegar del aeropuerto José Martí de La Habana con destino a la provincia de Holguín (este), pertenecía a la aerolínea mexicana Global Air.

Cubana lo operaba en régimen de alquiler, aunque el mantenimiento técnico del aparato estaba a cargo de la empresa propietaria, aclaró este sábado el ministro de Transporte de la isla, Adel Yzquierdo.

Según el ministro, el aparato -fabricado en 1979- fue arrendado hace menos de un mes y tenía toda su documentación en regla.

Las revisiones técnicas anuales de los aparatos de Global Air dependen de la Dirección General de Aeronáutica Civil de México y el avión accidentado superó la última en noviembre de 2017, aunque un expiloto de la compañía aseguró hoy desde México que denunció a la aerolínea porque en varias ocasiones voló en aparatos con problemas técnicos.

El ministro cubano aclaró también que el alquiler de aviones a diferentes compañías es una práctica habitual por parte del país caribeño, que tiene dificultades para adquirir aviones en propiedad debido al embargo financiero que Estados Unidos mantiene desde hace casi seis décadas sobre la isla.