La Asamblea cubana (Parlamento unicameral) aprobó ayer el nuevo Consejo de Ministros del presidente Miguel Díaz-Canel, quien ratificó a la mayoría del gabinete de su antecesor, Raúl Castro, entre ellos el canciller y los titulares del Ejército e Interior, pero nombró nuevo responsable de Economía.

Los parlamentarios acordaron mantener como vicepresidentes del Ejecutivo al comandante de la Revolución Ramiro Valdés (86 años), al hasta ahora ministro de Economía Ricardo Cabrisas (81) y a Ulises Rosales, y elevar a ese rango a Inés María Chapman y Roberto Morales, responsables hasta ahora de Recursos Hidráulicos y Salud Pública.

Cuando llegó al poder en abril pasado, Díaz-Canel anunció que mantendría el gabinete de Castro -quien sigue al frente del gobernante Partido Comunista, el único legal- hasta la primera de las dos reuniones ordinarias que celebra anualmente el Parlamento de la isla.

El nuevo mandatario cubano eligió como titular de Economía y Planificación al hasta ahora viceministro primero de esa cartera, Alejandro Gil. El resto de los nuevos ministros designados son Iris Quiñones (Industria Alimentaria), Betsy Díaz (Comercio Interior), José Ángel Portal (Salud Pública), Raúl García (Energía y Minas), Antonio Rodríguez (Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos) y Alpidio Alonso (Cultura).

Al frente de Justicia quedó el vicepresidente del Tribunal Supremo, Óscar Manuel Silveira y como titular de Comunicaciones, el viceministro primero del sector, Jorge Luis Perdomo.

El nuevo Ejecutivo tiene una edad promedio de 60 años y está integrado por 26 hombres y ocho mujeres, una menos que en el anterior gabinete. De los 34 miembros del Consejo de Ministros, Díaz-Canel ratificó a 20 ministros de Castro, entre ellos el canciller Bruno Rodríguez (60 años).

La Asamblea también inició ayer tres días de debates sobre el proyecto para reformar la Constitución vigente (1976). La nueva Carta Magna pretende instituir la figura del Presidente de la República, limitar su mandato a diez años y propone la creación de un primer Ministro que dirigiría el Consejo de Ministros.

También reconocerá la propiedad privada y la prohibición de la discriminación por identidad de género, un primer paso que abre la puerta a la legalización del matrimonio homosexual.