El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró ayer que es "inaudito" y "quizás ilegal" que su antiguo abogado Michael Cohen grabase una conversación en la que ambos hablaban sobre pagos a una exmodelo de "Playboy" que decía haber tenido una aventura con el magnate, como adelantó el viernes el diario "The New York Times".

"Es inconcebible que el Gobierno irrumpiese en la oficina de un abogado (a primera hora de la mañana), algo casi inaudito", dijo Trump en Twitter. "Pero es incluso más inconcebible que un abogado pueda grabar a un cliente, totalmente inaudito y quizás ilegal. Las buenas noticias son que vuestro presidente favorito no hizo nada malo", subrayó en la misma red.

Trump respondía así a la información obtenida por el rotativo neoyorquino que cita a abogados y otras fuentes familiarizadas con la grabación, incautada por el FBI durante un registro de la oficina de Cohen, a quien investiga por su implicación en pagos a mujeres con el objetivo de silenciar noticias potencialmente perjudiciales para Trump antes de las elecciones de 2016.

La investigación criminal federal busca esclarecer si esos pagos violaron las leyes de financiación de campañas electorales, y durante el registro realizado en abril el FBI confiscó varios documentos que acreditaban una transferencia de 130.000 dólares del abogado de Trump a la actriz porno Stormy Daniels.