La justicia de Brasil abrió el viernes un proceso penal contra los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, algunos exministros y la actual presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), acusándolos de recibir sobornos de Petrobras. El PT denuncia una "escandalosa maniobra" en su contra "que no se sustenta en hechos ni pruebas".