Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elecciones en Argentina

Hambre en el país de la carne y el trigo

Argentina es el tercer productor mundial de soja, ajo, miel y limones y el cuarto de maíz y carne, un producto cuyos niveles de consumo son los de hace un siglo

Un hombre recoge elementos que puedan ser de utilidad en un basurero, en una Villa de la Ciudad de Buenos Aires.

"Atroces ciudadelas sucias y derramadas de viviendas como hongos; latones, bolsas, zanjas hundidas por las lluvias, mordidas por los vientos". En 1957, Raúl González Tuñón escribió su poema 'Villa amargura' para retratar las zonas pauperizadas de un país donde la pobreza era inferior al 8% y provocaba indignación. Esa cifra se ha multiplicado por más de cinco al calor de sucesivas crisis, y ya no escandaliza tanto. El hambre lacera tanto en las llamadas "villa miseria", como se conoce al universo de chabolas que se han diseminado por todo el territorio argentino, que no existe el tiempo para pensar en las elecciones. La ciudad de Buenos Aires tiene 36 asentamientos marginales. Sus techos de chapa oxidada, la marca de un abandono congénito, refutan las aspiraciones europeizantes de la capital.

La Villa 21– 24, conocida también como villa Zabaleta, se encuentra en el sur, bordeando un pestilente riachuelo. Fidel Ruiz forma parte de la organización social La Poderosa, encargada del su polideportivo Diego Armando Maradona. Se realizan allí actividades recreativas después de un día donde no se sabe si habrá cena en muchas de las mesas. "Las condiciones en las que vive la gente son de enorme vulnerabilidad. La gente hace fila en los comedores populares, los pibes y pibas no pueden acceder a la educación. Ha faltado la conectividad en la pandemia. El polideportivo, por lo tanto, es un espacio para soñar y liberarse".

Argentina es el tercer productor mundial de soja, ajo, miel y limones; el cuarto de maíz y carne, un producto cuyos niveles de consumo son los de hace un siglo. Ocupa a su vez el séptimo lugar entre los vendedores de trigo y aceites. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), 1,5 millones de personas padecen hambre. La Universidad Católica duplica ese número. Casi el 60% de los niños, algunos de los cuales van al Polideportivo de Villa Zabaleta, se encuentran en esa condición. El 23% de los menores ha salido a trabajar. La mitad comenzó a hacerlo en pandemia. Y todo puede ser peor.

En los últimos 12 meses, la inflación ha sido del 52%. Los rumores de una fuerte devaluación tras las elecciones hicieron que los precios se dispararan. Y esa diferencia se siente mucho en la 21-24. En esas casuchas viven 40.000 personas que pelean a diario por no caer en la indigencia. Sus 13 iglesias se abarrotan los domingos. Truenan entres sus paredes los pedidos de una pequeña salvación.

Compartir el artículo

stats