Vídeo desclasificado

Un trabajador humanitario y 7 niños muertos: el vídeo del ataque de un dron de EEUU en Kabul

Una demanda presentada por 'The New York Times' obliga al Departamento de Defensa estadounidense a hacer públicas las imágenes del bombardeo, en el que murieron 10 personas

Este es el vídeo del ataque con dron de EEUU en Afganistán que mató a 10 civiles, incluidos niños.

Agencia ATLAS | EP

EP

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha desclasificado el vídeo del bombardeo ejecutado por un dron en la capital de Afganistán, Kabul, durante las últimas horas de su repliegue en el país ante el avance de los talibanes, que se saldó con la muerte de diez civiles.

El vídeo ha sido obtenido por el diario estadounidense 'The New York Times', que presentó una demanda bajo la Ley de Libertad de Información para que el Mando Central de Estados Unidos (CENTCOM) desclasificara la grabación sobre el suceso del 29 de agosto.

En el vídeo, que suma las grabaciones de dos drones MQ-9 Reaper se pueden ver los minutos previos al ataque aéreo y las consecuencias del bombardeo, en el que murieron un trabajador humanitario y siete niños, además de otros dos civiles.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, anunció en diciembre que ningún militar se enfrentará a medidas disciplinarias por el ataque, después de que una investigación encabezada por el inspector general de la Fuerza Aérea, el general Sami Said, determinara que hubo errores de ejecución e interpretación de la información.

"En el contexto de este ataque en particular, porque perdimos solo unos días después a trece miembros en Abbey Gate y solo unos días antes de nuestra retirada de Afganistán (...) en el contexto de las amenazas reales que enfrentamos, amenazas bastante tangibles por parte de Estado Islámico (...) no había argumentos lo suficientemente sólidos como para defender una responsabilidad personal", dijo.

Kirby hizo así referencia a un ataque perpetrado dos días antes en el aeropuerto de Kabul y reclamado por Estado Islámico Provincia de Jorasán (ISKP) que se saldó con la muerte de trece soldados estadounidenses y varios civiles afganos que intentaban huir del país.

Si bien en un primer momento el Ejército estadounidense afirmó que el bombardeo del dron había alcanzado a un miembro de ISKP y se había saldado sin víctimas civiles, las investigaciones de 'The New York Times' sacaron a la luz que todas las víctimas eran civiles e hicieron que Washington se retractara.