Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consecuencias del Brexit

Claves del pulso entre Boris Johnson y la UE por Irlanda del Norte

La decisión del Gobierno británico de presentar una ley que reescribe de forma unilateral el Protocolo para Irlanda del Norte ha abierto la enésima brecha en las complicadas relaciones entre Londres y Bruselas

Banderas británicas y europeas en Londres. Reuters

La decisión del Gobierno británico de presentar una ley que reescribe de forma unilateral el Protocolo para Irlanda del Norte, elemento clave para evitar el regreso de una frontera dura a la isla de Irlanda incluido en el acuerdo de divorcio negociado y firmado con la Unión Europea por el primer ministro Boris Johnson, ha abierto la enésima brecha en las complicadas relaciones entre Londres y Bruselas. Las siguientes claves exponen lo más destacado de la crisis.

¿Qué es el Protocolo de Irlanda del Norte?

Es una disposición clave del acuerdo de retirada del Reino Unido de la UE. Entró en vigor el 1 de enero de 2021 pero desde entonces su aplicación se ha convertido en un quebradero de cabeza por las continuas trabas de Londres. Su objetivo principal es proteger los Acuerdos de paz de Viernes Santo de 1998evitar el regreso de una frontera dura a la isla y permitir el tránsito sin controles de las mercancías entre el norte y el sur de la isla. 

¿Cómo funciona?

Las inspecciones aduaneras a los productos que entran en Irlanda del norte, que sigue siendo parte del mercado interior europeo, desde Gran Bretaña no desaparecen pero, en vez de realizarse en la frontera con Irlanda, se trasladan a los puertos del Mar de Irlanda para que una vez descargados puedan circular sin más trabas en la isla. Para los partidos unionistas norirlandeses el hecho de situar la frontera en el Mar de Irlanda, sin embargo, socava la integridad territorial de Reino Unido. Además, el Partido Unionista del Ulster (DUP), segundo en las elecciones de mayo tras el Sinn Fein, se resiste a nombrar viceprimer ministro en el nuevo Gobierno norirlandés hasta que sus preocupaciones en este terreno se resuelvan. Una postura que ha dado alas a Boris Johnson para aprovechar la coyuntura y modificar los términos del acuerdo con la UE de forma unilateral.

¿Qué quiere ahora Londres?

La solución que plantea Londres pasa por crear un doble canal de entrada para las mercancías que entran en Irlanda del Norte desde Gran Bretaña. Aquellas destinadas al mercado norirlandés podrían hacerlo a través de un corredor verde, sin controles fronterizos. Las destinadas a la República de Irlanda, y por tanto a la UE, transitarían por un carril rojo y estarían sujetas a los estándares europeos. Las empresas británicas que exportan al territorio norirlandés podría elegir entre cumplir los estándares europeos o británicos. El plan de Londres también elimina de un plumazo el papel de supervisión del Tribunal de Justicia de la UE en la resolución de posibles contenciosos en Irlanda del Norte y lo sustituye por un sistema de resolución de disputas.

¿Qué ha respondido la UE?

La propuesta era esperada desde hace meses por la Comisión Europea, que ha reaccionado advirtiendo que de aprobarse socavará un acuerdo internacional como es el Tratado de retirada del Reino Unido de la UE, del que forma parte el protocolo. Por el momento, la intención de Bruselas es reactivar el procedimiento de infracción lanzado en marzo de 2021 por la decisión unilateral de Londres de aplazar la aplicación de los controles fronterizos, que siguen sin realizarse. La amenaza quedó en suspenso en septiembre pasado, para crear un clima "constructivo" para favorecer la negociación con Londres. La Comisión Europea llegó incluso a proponer en octubre la eliminación de hasta el 80% de los controles y la reducción a la mitad del papeleo pero las conversaciones no han dado ningún avance en este terreno y Bruselas lamenta que no han aprovechado la flexibilidad ofrecida.

¿Cuál será el siguiente paso?

La intención del vicepresidente del Ejecutivo comunitarioMaros Sefcovic, es reactivar el procedimiento de infracción congelado y previsiblemente lanzar -esta misma semana- un nuevo procedimiento sancionador para proteger al mercado único. Además, el responsable de negociar con Londres ha avisado de que incumplir el acuerdo del Brexit, del que forma parte el protocolo, podría socavar el acuerdo de cooperación y libre comercio entre la UE y el Reino Unido lo que podría llevar incluso a la suspensión de este pacto internacional.

¿Hasta cuándo puede prolongarse el nuevo pulso?

La aprobación de la nueva legislación propuesta por el Gobierno de Boris Johnson, si es que logra convencer en Westminster, llevará meses por la gran oposición parlamentaria al texto. Aún así, la Unión Europea no tiene intención de quedarse de brazos cruzados esperando y anticipa que presentará nuevos procedimientos de infracción para proteger el mercado interno, si las mercancías de Gran Bretaña siguen entrando sin controles aduaneros. La batalla legal, de terminar en denuncia ante el Tribunal de Justicia de la UE, que es la máxima instancia jurídica europea, podría prolongarse años.

Compartir el artículo

stats