Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en Ucrania

Habla el exilio ruso en València: "Putin es un psicópata"

Disidentes de Rusia afincados en la Comunitat Valenciana muestran su rabia por la decisión de su presidente de convocar a 300.000 nuevos reservistas

Maria Yudina, junto al consulado ruso en València. FERNANDO BUSTAMANTE

Maria Yudina recuerda el desamparo que, durante años, merecieron sus arengas y las de su familia contra Vladimir Putin por las tensiones con Ucrania, mucho antes de que estallara la guerra. “Yo salía a la calle cuando tenía 14 años ‑ahora tiene 28‑ por la presión que había contra los ucranianos. Mi padre estuvo dos años en la cárcel por lo mismo”, explica desde su casa de València, donde vive hace 5 años. Es soprano, da clases de canto y habla un castellano perfecto. Su rabia, como la de muchos ciudadanos rusos, se ha multiplicado estos días, después de que Putin anunciase el miércoles la movilización de 300.000 reservistas para apoyar las operaciones militares que mantiene en el país vecino.

Cuando el conflicto entra en su octavo mes, Levante-EMV, perteneciente también, como este periódico, al grupo Prensa Ibérica, ha hablado con varias voces de la disidencia rusa que viven en la Comunitat Valenciana. En todos los casos, abandonaron su país a lo largo de la última década, empujados por el creciente cerco a las libertades públicas que el régimen de Putin ha impuesto intramuros del país. Ahora braman contra la decisión del presidente ruso de alargar el conflicto y exponer a más compatriotas en el campo de batalla. “Nadie que conozco apoya esta guerra. Todos dicen que es un desastre, pero muchos de mis amigos no pueden salir porque no tienen dinero para abandonar el país y cambiar su vida. No hablan inglés, ni español, ni francés, ni alemán. Están atrapados”, explica María Yudina, nacida en Nihzni Nóvgorod, al oeste del país más grande del mundo.

“Mi padre y mi hermano pueden ser llamados entre esos 300.000 reservistas. Pero mi padre está operado del corazón, con 56 años. Si oficialmente no estás registrado por invalidez, cosa que en Rusia es casi imposible si no la pagas, te obligan a ir si te llaman”, afirma Yudina con la voz encendida. El caso de su familia es el de muchas perseguidas por la censura o la detención en protestas antibelicistas, pero que ahora pueden ser armados para matar a sus vecinos, a sus amigos. “Imagina que mi padre, que se manifestó contra la guerra, tiene que ir ahora a matar ucranianos. Putin es un psicópata”, añade. “Como es un psicópata, no quiere perder. Va a luchar hasta la última gota de sangre. Le da igual mandar a 300.000 que a 500.000 rusos al campo de batalla. A él le parece correcto invadir territorios. Quiere apoderarse de Ucrania a costa de vidas destrozadas de rusos y ucranianos. Es matar por matar”, afirma.

La propaganda de guerra de Putin es mentir. Lo de movilizar a 300.000 hombres es mentira. Necesita más

decoration

Desde el barrio de Patraix de València, Iván Goroshilov habla de un concepto que suena al temario de la II Guerra Mundial en los libros de Historia. “La propaganda de guerra de Putin es mentir. Lo de movilizar a 300.000 hombres es mentira. Necesita más”, explica. Goroshilov es músico y, como Yudina, también lleva 5 años ininterrumpidos en València. “Otra mentira que dice que es una movilización parcial. Va a ser completa. Incluso estaba llamando a prisioneros”, añade.

Los sentimientos de incomprensión y de rabia se apoderan, también, de Iván cuando cita a su familia. “Tengo a allí a mi hermano y a mi madre, que es ucraniana. Están tratando de salir. Mi hermano tiene edad para ser llamado a primera fila, pero se han de ir. O vas a la guerra o vas a la cárcel y después a la guerra. Todos intentan salir. ¿Quién apoya la guerra? A los que les falta educación, porque se creen la propaganda, que habla de que Ucrania es una mierda, que es un país neonazi.”, explica. “La guerra no tiene sentido. ¿Cómo atacas a otro país que habla el mismo idioma, que tiene la misma religión? Creo que Putin tiene alguna idea divina, un deseo de hacer historia, de recuperar la Unión Soviética, explica. En la Comunitat Valenciana hay 22.264 residentes de nacionalidades rusa y 21.780 ucraniana.

Compartir el artículo

stats