Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Qué te cuentes?

Adela sueña con Roco

Llamábase Roco aquel monstruu llocu. Yera bondosu y prestába-y facer amistá colos neños y neñes que taben na playa donde se diba a bañar de xemes en cuando.

Adela sueña con Roco

Convidaba a los amigos al so país, La Maxa. Presentába-yos a los collacios que vivíen allá alantrón: al páxaru llocu que tenía un picu llarguísimu, de colores vivos, y que cantaba al altu la lleva; a una curuxona, colos güeyos regallaos; a “Los Capa Negra”, un grupu de vampiros componentes d’una orquesta, y a otros seres, como llagartos, arañes y pantasmes que gusmiaben per tolos llaos.

Alcontró Roco na playa a una neña nomada Adela y convidóla a visitar el so país; llevóla de la mano pa presenta-y a tolos seres raros qu'allí moraben. Adela aceutó con gustu.

Yera una neña que siempre soñaba con llugares fantásticos y marchó con Roco embabiecada y sorprendida. Caminó ilusionada per un camín enllenu de plantes rarísimes y dalgún qu’otru pedruscu que brillaba como’l sol.

Los sos pas asustáronse cuando la vieron alloñase y entamaron a llamala a voces:

–Adela, ónde vas, ónde vas...

El monstruu facíase invisible pa ellos.

Adela respondía-yos de contino:

–Vuelvo agoraaaaaaa, mamáaaaaa.

–Vuelvo agoraaaaaaa, papáaaaaaa.

Por más que corrieron nun llegaron a tiempu los sos pas pa impidí-y tala aventura, magar qu’ellos nun sabíen a ónde se dirixía, nin con quién. Namás sentíen la so voz y l’ecu que repetía:

–Vuelvo agoraaaaaaa, agoraaaaa, enseguidiiiiina, papáaaaa, mamáaaaa...

Adela disfrutó muncho nel país de La Maxa, xugó cantó y bailló con aquellos seres de lo más estrañu.

De sópitu, espertó del so suañu, mirando, estelada, pa un llau y pa otru.

So pá garróla en brazos y apertóla contra él, como facía siempre.

–Tuviesti un sueñu raru, Adela. Nun m’atrevía a espertate, porque ríeste a cascaraes y glayabes muncho. Anda, abrázate a mi, que vamos bañanos.

Compartir el artículo

stats