Eva María Pérez es edil de Cultura, Turismo y Festejos de Llanera, un municipio que destaca por el desarrollo de eventos con grandes afluencias de público y que además aspira a seguir creciendo en esa línea atrayendo nuevas actividades con gran repercusión económica para el concejo como ha sido el caso del reciente festival Boombastic, una de las grandes citas musicales del verano en Asturias, que llevó al concejo a 40.000 jóvenes. En el área de responsabilidad de Pérez confluyen no solo el ámbito de celebraciones entre las que se encuentran también algunas tan multitudinarias como la de los Exconxuraos, en julio, y que este año atrajo a 35.000 personas, sino todo lo que compete al desarrollo cultural y turístico de un territorio en el que historia, patrimonio y naturaleza abren al visitante un mundo de posibilidades.

–Llanera trabaja para hacer del turismo y los eventos uno más de sus recursos económicos con peso.

–Sin duda este 2022 ha marcado un punto de inflexión tanto desde el punto de vista turístico como en el programa festivo del concejo. Ha sido un año de cambios, de incorporación de nuevas actividades y sobre todo, un año en el que hemos posicionado a Llanera como referente turístico y festivo en el mapa de la región. En 2021, y obligados por la pandemia, experimentamos nuevas alternativas de ocio que quizá nunca nos hubiésemos atrevido a probar, y después de hacer balance vimos que experiencias como llevar las actividades a los núcleos urbanos del concejo era un importante revulsivo económico tanto para la hostelería como para el comercio local. Lo que hemos hecho es impulsar esa potencialidad para generar actividad económica y comercial. Esa sinergia ha conseguido mejorar los eventos y reactivar la economía local, así que estamos en la dirección adecuada. Siempre que podamos, seguiremos llevando los eventos a los núcleos urbanos, acercarlos a la gente, a la hostelería y a los comercios.

–Entre sus objetivos está promocionar naturaleza, dar a conocer el paisaje, las rutas y la zona rural del concejo, la riqueza paisajística y la infinidad de opciones para el senderismo.

–La pandemia también cambió la forma de hacer turismo. Con las restricciones sanitarias y huyendo de masificaciones, muchas personas comenzaron a optar por disfrutar de sus vacaciones en entornos rurales y naturales que les permitiesen descubrir la esencia de zonas de interior. En nuestro caso, creo que Llanera es una gran desconocida para muchos. Quizá por nuestra proximidad con grandes ciudades, no se nos veía como un destino turístico, y eso es precisamente lo que ha empezado a cambiar. Llanera ofrece enormes posibilidades al visitante: un rico patrimonio artístico, buena oferta gastronómica y espacios naturales de gran belleza. La cercanía con las grandes ciudades hay que verla como un potencial más desde el punto de vista turístico: estar alojados en Llanera es poder disfrutar de todas estas opciones, teniendo muy cerca la alternativa de una gran ciudad. Descanso, buena comida, deporte, naturaleza y, al mismo tiempo a un paso de las grandes ciudades.

–Antroxu, San Isidro, Exconxuraos, Boombastic, Llanegra... Lleva una concejalía con una gran carga de trabajo. No han parado desde mayo...

–Está siendo un año intenso, con mucha carga de trabajo, pero muy satisfactorio. Además, ver la respuesta de la ciudadanía es el mejor aliciente para seguir trabajando. También tengo la suerte de contar con un gran equipo de técnicos municipales, tanto en el área de Cultura, Escuela de música, como en el departamento de Obras y en el área de Turismo y Festejos. Todo el mundo se ha volcado en cada evento y esa implicación y dedicación es parte del éxito. Las cosas no salen bien por casualidad sino porque son fruto del trabajo, la coordinación y el empeño de muchas personas. Estoy muy cómoda en estas áreas porque me gusta la actividad, poner en marcha iniciativas y estar en contacto con la gente. Antes de ser concejala ya participaba colaborando en muchos festejos. Ahora que me toca estar al frente y, siendo consciente de que todo es mejorable, me siento muy satisfecha con el resultado y, sobre todo, con la respuesta de la gente, en cada uno de los eventos organizados este año.

–¿Está dando los resultados esperados ese nuevo modelo turístico en el que los eventos tienen un importante protagonismo?

–Tenemos un largo camino por recorrer, pero hemos logrado algo muy positivo, y es que se comience a ver Llanera como destino turístico de interior. Un destino donde disfrutar de la naturaleza, contemplar patrimonio, comer bien, pero también donde divertirse en fiestas multitudinarias como Exconxuraos o impregnarse de la esencia y la tradición más asturiana con citas tan importantes como San Isidro o el Certamen de Ganado y la Feria Ecológica.

–Queda un año de mandato. ¿Hay retos pendientes o se han impulsado ya los planes previstos?

–Siempre hay retos pendientes. Queda un año, y un año es mucho tiempo si se pretende, como pretendemos nosotros, trabajar hasta el último día sin dejarnos distraer por la cita electoral. Tenemos claro el plan de trabajo y los pasos a dar. Nadie va a encontrarnos en la comodidad, sino en la continua mejora por el interés de Llanera. Ese es nuestro gran reto.

–Llanera sigue excavando Lucus Asturum, pues considera el emplazamiento romano de La Castañera como uno de los elementos fundamentales de su patrimonio. Ha dicho que le gustaría más apoyo del Principado.

–Lucus Asturum es trascendental para la comprensión del pasado romano de Asturias, y por eso entendemos que es clave que el Gobierno del Principado se implique en el proyecto. Está más que demostrado que Lucus Asturum es una realidad, algo importante, y deberíamos establecer una fórmula de colaboración entre ambas administraciones para impulsarlo tal y como merece.

–¿Qué se espera de esta nueva campaña que acaba de iniciarse?

–Lucus Asturum sigue creciendo con cada campaña de excavación. Si algo ha quedado claro es que es uno de los yacimientos romanos más extensos de la región y nuestro objetivo es seguir conociendo a fondo esa historia.

–El Museo Arqueológico de Asturias guarda una notable colección de piezas y hallazgos procedentes del concejo. ¿En algún momento se han planteado que parte de esa muestra pudiera regresar al municipio para ser expuesta de manera permanente en Llanera?

–Esa es la intención y en ello estamos trabajando. De hecho, actualmente estamos intentando traer documentación para escanear y tenerla en nuestras Casas de Cultura, y la idea, con el tiempo, es que varias piezas de esos hallazgos puedan estar expuestas en Llanera.

–¿Qué diría que define al municipio como seña de identidad?

–La centralidad y esa privilegiada situación geográfica son sin duda nuestra seña de identidad, y a la vez, la gran potencialidad de este concejo. Somos el centro del centro. Una centralidad que podría jugar en nuestra contra ya que podría verse a Llanera como ciudad dormitorio. Sin embargo, hemos aprovechado e impulsado ese elemento para hacer de Llanera un lugar para trabajar, para vivir y también para disfrutar. En el centro del centro se genera empleo y riqueza, pero también hay buenos servicios, calidad de vida y una oferta donde poder disfrutar de una buena ruta por la naturaleza o comer bien.

–Ha dicho que Llanera es aún una gran desconocida en algunos aspectos, aunque se empieza a avanzar ya a través de esa labor de promoción de su riqueza turística.

–Lo importante es que estamos trabajando en la dirección adecuada, y el objetivo es seguir dinamizando el concejo en su vertiente turística, potenciando elementos como su entorno natural, sus actividades festivas y culturales, el patrimonio y la gastronomía. Insisto en que somos un concejo por descubrir, y que estamos en un momento en que se nos empieza a ver como un destino turístico. Bien a través de eventos como los Exconxuraos o San Isidro, o bien por rutas tan espectaculares como puede ser la de Los Covarones, empezamos a tener un peso turístico que antes no existía. La actividad turística supone una gran oportunidad para activar económicamente un territorio, y en Llanera tenemos muchos atractivos en los que apoyarnos para ello: Exconxuraos, Certamen de Ganado, la cita de la feria ecológica FAPEA, infinidad de rutas y sendas, San Isidro, patrimonio declarado como Bien de Interés Cultural... Con estos mimbres y teniendo clara la línea de trabajo, los buenos resultados no tardan en llegar.