Luis Miguel Rodríguez, más conocido como "Miguel el del Truébano", fue galardonado con el premio al "Ganadero más popular" en el Certamen y Concurso de Ganadería de Llanera que concluyó el domingo. Miguel lidera ahora mismo una explotación familiar que ha heredado de su padre, "Luis, el del Truébano", que cuenta con unas 130 cabezas de ganado en Carbajal de Bonielles (Llanera). Llevaban algunos años sin acudir al concurso y la razón de que hayan vuelto es su hijo Alejandro, que tiene la intención de dar continuidad a la estirpe y que estaba deseando participar.

–¿Qué supone para usted este reconocimiento?

–Es una satisfacción, llevamos varios años sin venir al concurso y que te sigan recordando y valorando es bueno y agradable.

–¿Por qué han estado ausentes los últimos años?

–Preparar a los animales para el concurso cuesta mucho trabajo y mucho dinero. Da mucho trabajo tener preparados a los animales para el certamen.

–¿Y por qué vuelven?

–Hemos vuelto por mi hijo Alejandro, que quería venir con los amigos, se está haciendo mayor y quería llevar a su vaca.

–La suya es una explotación familiar muy conocida en Llanera y popular en este concurso.

–Hemos hecho muchos concurso, sí, es una ganadería familiar, vivimos de ellas y cuesta tener vacas al nivel del concurso .

–¿Es para usted una alegría que su hijo quiera continuar con el negocio familiar?

–Sí, es una alegría pero conforme está este mundo de la ganadería no sé si es el camino más correcto.

–¿Viven un momento difícil?

–Muy difícil, subieron los costes, la rentabilidad es muy pequeña y hay que estar las 24 horas pendiente del negocio. No salen a cuenta las horas que echas.

–¿Qué le pareció el concurso?

–Es un espectáculo, la organización es muy buena, está lo mejor, sin duda los mejores de Asturias; no se puede decir nada malo de este certamen.

–Su padre, al que mencionó el Alcalde, siempre se preocupó por tener los mejores ejemplares de Asturiana de los Valles.

–Hace muchos años que empezó y se dedicó a buscar buenas vacas, siempre le gustó más la Asturiana de los Valles que la culona, ya se jubiló aunque hace más de lo que debería. Siempre miró por tener los mejores ejemplares posibles, pero al tener que vivir de ello es más complicado porque cuando te dan dinero por una es más difícil quedártela.

–¿Cuáles son los problemas que tiene ahora mismo la ganadería?

–La subida del precio del forraje y del gasoil cuando las vacas siguen valiendo lo mismo que hace 30 años. Estamos hasta el cuello, tenemos terreno y vamos aguantando malamente, pero la cuerda se está tensando demasiado. La gente que son ganaderos de verdad están muy preocupados, muchas ganaderías, si la cosa no mejora, van a abandonar. En las de leche, además, no tienen ni un momento de descanso... No sé cómo aguantan.