El Partido Popular de Llanera denunció ayer "el abandono en el que se encuentra el cauce del río de La Vega, en la parroquia de Villardeveyo, debido a los vertidos realizados desde la explotación minera". La portavoz municipal del PP en el Ayuntamiento, Nuria Niño, avanzó asimismo que su grupo municipal presentará una pregunta en el próximo pleno para saber si el gobierno local tiene previsto algún tipo de acción para evitar la situación.

Niño critica lo que entiende como "falta de gestión y desidia" del gobierno local, pues, sostiene que "el concejal de Sostenibilidad no ha hecho nada, pese a que hace un año fue advertido de esta situación por los propios vecinos". "La situación del cauce ha empeorado aún más en los últimos cuatro meses, generando una mayor alerta entre los vecinos que ya han denunciado la penosa situación del río en el Seprona", añadió la edil popular.

A su juicio, los responsables municipales del Llanera "están omitiendo su deber de velar y proteger los recursos naturales y el medioambiente al permitir vertidos que pueden causar daños sustanciales a la calidad del agua", asevera.

Niño atribuye "este abandono a la dinámica ya establecida en un gobierno municipal que no quiere responder a los problemas del concejo, que se ha asentado en la soberbia, la imposición y el ninguneo continuo a las peticiones de los vecinos". "Viven totalmente alejados de Llanera", señala la edil popular a través de un comunicado.

Otras administraciones

Asimismo, los populares alertan de la pérdida de fauna en el entorno del río, "con la total desaparición de los peces y cangrejos que solían verse en este hábitat". "Queremos que se tomen soluciones inmediatas y que sean eficientes", apunta.

La portavoz municipal de los populares insta también al Ayuntamiento de Llanera a reclamar, si fuera necesario, "la intervención de otras administraciones competentes para proteger el entorno natural" del concejo y evitar que puedan producirse situaciones de este tipo.

"El gobierno de Llanera no puede permanecer impasible ante este atropello ambiental y social a los intereses de Llanera", concluyó Nuria Niño.