La consejera de Educación, Lydia Espina, ha visitado el centro penitenciario de Asturias, en Llanera, y ha asistido al taller "Consumo, publicidad y publicidad sexista," organizado por la Agencia de Seguridad Alimentaria, Sanidad Ambiental y Consumo de la Consejería de Salud. La actividad se enmarca en la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se celebra hoy. A continuación la consejera ha visitado las aulas del alumnado, los talleres y los diferentes módulos, junto a la directora del centro penitenciario, Nieves Martínez, la directora del Centro de Educación de Adultos de la prisión Begoña González, y personal docente.

El Centro de Educación de Adultos de la cárcel de Asturias cuenta con 225 alumnos matriculados en el primer cuatrimestre del nuevo curso. Imparte formación a las personas reclusas y su actividad se enmarca dentro del programa de tratamiento para conseguir su reinserción y resocialización.

La consejera ha visitado las aulas del alumnado, los talleres y los diferentes módulos, junto a la directora del centro penitenciario, Nieves Martínez; la directora del centro, Begoña González, y personal docente. Este centro cuenta con cinco docentes de Primaria, dos maestras de Inglés, cinco profesores de Secundaria y otro a media jornada, además de una orientadora educativa adscrita al centro de adultos de Avilés. Las dos enseñanzas con mayor demanda en el centro penitenciario son la Educación Secundaria para Personas Adultas, con 106 inscritos, y la Formación Básica (FB), con 62. Le siguen la Formación Profesional (19), el Bachillerato (16), los cursos de español para extranjeros (9), tecnología de la información y de la comunicación (8) y la preparación de la prueba de obtención directa de la ESO (5).

 El centro se marca como objetivos establecer un sistema organizativo para desarrollar las enseñanzas de Bachillerato y Formación Profesional a distancia en la cárcel. Además, pretende fomentar la adquisición de competencias digitales y el aprendizaje de la lengua castellana entre la población foránea.

 En el ámbito de la gestión de la convivencia, el personal del centro trabaja para promover la igualdad de género y la tolerancia, así como la adopción de estilos de vida saludables. Igualmente, pretende contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

 Al término de la visita, la consejera ha calificado como “fundamental” el trabajo desarrollado por este centro, “que tenemos que visibilizar y la sociedad tiene que conocer la labor de estos docentes”. Espina ha subrayado que esa tarea “no solo abarca el ámbito educativo, sino también el social, porque se trabajan los valores más esenciales para lograr una educación integral de la persona, y nos sentimos muy orgullosos de toda esta labor”.