Los colegios de Llanera aguantan la caída de la natalidad: en todos se mantiene la matrícula para el curso que viene

Soto se ha convertido en una de las zonas que más nuevos escolares aportan por la llegada de familias con niños pequeños

El colegio de San Cucao, en Llanera

El colegio de San Cucao, en Llanera

En un contexto de caída generalizada de la natalidad, los colegios de Llanera mantienen el tipo. La matrícula para el curso que viene se mantiene en cifras similares a las de años anteriores, y aunque la tendencia sea a la baja de un tiempo a esta parte, los directores están satisfechos. Es más, aún confían en que se sigan sumando nuevos escolares a sus aulas en las próximas semanas, de manera que el número de chiquillos se incremente un poco antes del inicio de curso en septiembre.

En el caso del colegio José de Calasanz de Posada de Llanera, se incorporarán de momento un total de 19 alumnos nuevos, como señala la directora del centro, Isabel Suárez. En los últimos años se ha notado una caída de matrícula, que ha hecho que Infantil haya pasado de ser de línea 2 a contar con sólo un aula. Pero aún así, se mantiene la cifra de nuevas incorporaciones con respecto al año pasado, con lo que el centro da por buenas las cifras provisionales.

En el caso de San Cucao, las incorporaciones para septiembre serán menos, con 8 nuevos escolares en Infantil. "Es lo normal y se va manteniendo", sostiene la directora de este colegio, Cristina Calama. Se trata de una zona con movimiento de nuevos vecinos, con lo que no sería de extrañar que antes de que comience el curso escolar se sumen más pequeños. "Perdemos poco y esperamos que siga subiendo", indica la responsable del centro, que sigue con jornada partida y con la matrícula abierta para todos los que elijan su colegio.

El que más incorporaciones tendrá al finalizar el verano es el colegio de Lugo, el más grande del concejo con 386 alumnos en la actualidad. A sus aulas llegarán un total de 37 estudiantes, lo que supone que pase de línea 3 a línea 2, pero "estamos satisfechos", explica la directora, Alejandra Pelayo. Elárea de influencia de este centro es grande, y Soto de Llanera se ha convertido en los últimos años en un importante foco de atracción de familias con niños en edad escolar, que nutren las clases de Lugo. "Se nota mucho, es una zona que crece", indica Pelayo, con la vista puesta en mantener alumnos y, si se puede, seguir sumando para el futuro.

A ello contribuirá también en breve la puesta en marcha de la escuelina de 0 a 3 años en Lugo, que facilitará que muchas familias se decidan por escolarizar a sus hijos desde edades tempranas en el concejo gracias a la disponibilidad de recursos.