Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Batería

Un móvil que parecen dos: llega la pantalla plegable

Firmas como Samsung o Huawei lanzan terminales flexibles que rondan los 2.000 euros, aunque los expertos no creen que desbanquen a una tablet ni que sean el futuro de la telefonía

El Samsung Galaxy Fold 2

El Samsung Galaxy Fold 2 IRMA COLLÍN

Abrir un teléfono al que se le dobla la pantalla –y cuesta 2.000 euros– da respeto. Cerrarlo también. Una vez superados esos primeros movimientos, empieza la fiesta. ¿Qué se puede hacer?, ¿qué ventajas ofrece un móvil que se pliega?, ¿es el futuro o una moda?, ¿por qué todas las firmas

Los teléfonos cada vez son más grandes, con baterías más duraderas y mejores cámaras. Todo a demanda del mercado. Ahora toca retorcer el móvil. “Hemos escuchado a los usuarios y estamos redefiniendo la experiencia del dispositivo”, apuntó el director de negocio de Samsung en el lanzamiento en España, en septiembre, del Galaxy Fold 2, uno de los teléfonos plegables más consolidados. Huawei también tiene el suyo, el Mate X (2.299 euros), y Xiaomi y TCL trabajan en sus modelos. Apple también prepara un móvil plegable para 2021. Oppo ya ha dado un paso más. Presentó un móvil con pantalla enrollable, sin pliegues.

El teléfono plegable de Samsung, el Galaxy Fold 2

El teléfono plegable de Samsung, el Galaxy Fold 2

¿Qué ofrecen este tipo de terminales? “La ventaja principal de un dispositivo plegable es que es más fácil de transportar; nos permiten llevar en el bolsillo un dispositivo que en un momento dado puede desplegarse para tener una pantalla mucho mayor”, explica José García Fanjul, decano del Colegio Oficial de Ingenieros en Informática del Principado de Asturias. Cree que este tipo de dispositivos encajan, por ejemplo, en el sector comercial. Con un teléfono desplegable no haría falta una tablet para hacer presentaciones a los clientes. 

“En esencia un teléfono plegable sigue siendo un teléfono, y por tanto, se puede hacer lo mismo que con el que tienes actualmente”. Es la visión de Pablo F. Iglesias, consultor de presencia digital y reputación online. A la pregunta sobre si merece la pena un terminal así responde con un “depende”. Uno debe valorar cosas tan prácticas como si “es más cómodo para meterlo en el bolsillo”, si el diseño permite sacarle más rendimiento o si da pie a prescindir de otro dispositivo, como una tablet. Esta última opción no es viable para Iglesias. No cree que el móvil desbanque a la tablet, sino que “una tablet expandida se transforme en un portátil” para trabajar en cualquier sitio y “sin la carga de notificaciones de un móvil”.

Entonces, ¿los terminales flexibles son solo una moda? “Aún es pronto para determinar si estos modelos van a convertirse en estándar. Cuando Apple sacó el iPad muchas personas, incluidos muchos profesionales, no veían la necesidad de tener un dispositivo que algunos consideraban un ‘iPhone grande’. Con el tiempo las tabletas se han popularizado”, apunta García Fanjul, ingeniero y profesor en la Universidad de Oviedo.

“Aún es pronto para determinar si estos modelos van a convertirse en estándar. Cuando Apple sacó el iPad muchas personas no veían la necesidad de tener un dispositivo que algunos consideraban un ‘iPhone grande’"

José García Fanjul - decano del​ Colegio Oficial de Ingenieros en Informática del Principado de Asturias

decoration

Experiencia

Tras probar el Samsung Galaxy Fold 2 durante algo más de una semana, la conclusión es: puedo hacer lo mismo que con otro teléfono inteligente pero la pantalla abierta –128 milímetros de ancho– aporta algunas ventajas. La primera, a la hora de trabajar en varias cosas al mismo tiempo. Permite abrir hasta tres aplicaciones a la vez, incorporar más ventanas flotantes y mover los archivos entre ellas arrastrándolos, como en un ordenador.

Aunque podría parecer un teléfono para trabajar, al modelo de Samsung le faltan cosas como capacidad para una segunda tarjeta SIM, conexión de unos cascos convencionales (trae los suyos con enganche propio) o grabación de vídeo en 4K. Sí tiene 5G y desbloqueo por reconocimiento facial, dos básicos de los terminales de alta gama. Carga rápido, en hora y media, y la batería dura unas 48 horas.

El segundo de los puntos fuertes de un móvil plegable es el apartado de ocio. Los vídeos se ven a gran tamaño y nítidos, la música se escucha en estéreo y los videojuegos suben de nivel. Las apps de juego sí ganan en un teléfono con pantallón y la memoria suficiente para que no se pare en mitad del juego.

Los móviles plegables están de moda: así es el Samsung Galaxy Fold Elena M. Chorén

Los selfies también mejoran con un móvil flexible. Al doblarse, es posible aprovechar la cámara trasera para hacerse una autofoto. Es decir, el móvil abierto es, por un lado, un dispositivo todo pantalla y, por otro, una cámara con visor frontal.

A nivel de diseño, el Galaxy Fold 2 ofrece una bisagra que ofrece resistencia para que no se abra fácilmente. En la pantalla se aprecia el surco del ecuador del terminal, pero no afecta al uso. Tampoco da la sensación de fragilidad ni se rompe como ocurrió con la primera generación de estos terminales. Por lo demás, ofrece características propias del momento como los bordes redondeados y los colores con cierto brillo. A diferencia de otros, es más pesado -282 gramos- y cerrado es más ancho, algo que a priori podría ser incómodo para llevarlo en el bolsillo del pantalón o encontarle una funda. 

El Samsung Galaxy Fold 2, plegado

Precio

Las pantallas plegables son caras. Los modelos que hay en el mercado rondan los 2.000 euros. “Las tecnologías recientes siempre tienen un coste más elevado que las asentadas”, explica García Fanjul. En 2008 un móvil con 4 GB de memoria podía costar 500 euros. Hoy en día pueden encontrarse móviles con 128 GB por menos de 200 euros. “Lo esperable es que el precio de estos dispositivos plegables baje con el tiempo si la tecnología se populariza”, pronostica.

Futuro

Los expertos aseguran que es difícil predecir si estos teléfonos llegarán al gran público, pero sí creen que el futuro de la telefonía no pasa por hacer pantallas más grandes y flexibles. La innovación radica en eliminarlas. Iglesias apunta al concepto de “tecnología relajada”, dispositivos que solucionen problemas y no estorben. En esta línea van los asistentes de voz o los relojes inteligentes. Y los móviles, cuanta menos pantalla mejor. “En algún momento encontraremos la manera de proyectar con buena calidad e iluminación la pantalla en cualquier superficie”, vaticina Iglesias. Hasta que llegue el momento de hacer un cine de verano en cada superficie, toca exprimir todo el jugo del teléfono retorciéndole la pantalla.

El exterior del Samsung plebale

FICHA TÉCNICA DEL SAMSUNG PLEGABLE


Precio: 2.009 euros

Peso: 282 gramos

Dimensiones: Abierto 159,2  x 128,2 x 6,96 milímetros. Plegado: 159,2 x 68 x 13,8 milímetros 

Cámara: Frontal 10 megapíxeles; traseras 12 megapíxeles. 

Batería Dual de 4500 mAh, unas 48 horas de uso.

Carga ultrarápida: 1 hora y 20 minutos

Sistema operativo: Android 10



Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats