Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo quiere encontrar su gran tesoro

El Bellas Artes, el Arqueológico y el conjunto de bienes de la catedral suman un recurso patrimonial de primer orden necesitado de un impulso de promoción coordinada

Portada museos

Algunas de las mayores joyas del arte y el patrimonio de la región se concentran en apenas un cogollo en el centro de Oviedo. En menos de 300 metros, que es la distancia que separa el Bellas Artes del Arqueológico pasando por la Catedral, se concentran las principales colecciones de arte mueble de la región. Tres conjuntos que además conforman un itinerario ideal por los vestigios materiales de la civilización que abarca desde el origen del hombre en la región hasta el arte más actual.

El exdirector del Arqueológico, Ignacio Alonso, actuales gestores del Bellas Artes (Alfonso Palacio) y la Catedral de Oviedo (el deán, Benito Gallego) se han mostrado de acuerdo con establecer algún tipo de colaboración que permita promocionar de manera conjunta esas tres grandes instituciones. Es lo que, durante la etapa de Adolfo Rodríguez Asensio como director general de Patrimonio Cultural, se denominó la “manzana de los museos”, una alianza que permitiría, respetando la naturaleza y la independencia de cada uno de estos equipamientos, reforzar sus conexiones y plantear estrategias promocionales conjuntas que permitan crear un foco de atracción, a la manera de la “isla de los museos” de Berlín.

Museos oviedo

Las colecciones de estas tres entidades permiten establecer ese vínculo. El Arqueológico y el Bellas Artes están diseñados, de hecho, para no solaparse: la colección del primero concluye justo en el momento histórico en el que empieza la del segundo, de tal manera que encadenar la visita de uno con el otro da una visión panorámica de la historia del arte asociado a la región. Por su parte, la Catedral de Oviedo, que musealizó sus recorridos cuando potenció su vertiente turística y comenzó a cobrar entrada en 2014, ofrece un complemento idóneo para los dos museos públicos. El propio edificio de la Catedral, que contiene auténticas joyas de arte mueble, la Cámara Santa y el Museo de la Iglesia integran un recorrido propio que a su vez enriquece y completa el itinerario global que articulan el Arqueológico y el Bellas Artes. Tres museos que suman más de un cuarto de millón de visitas cada año.

Compartir el artículo

stats